Personas a las que servimos
Según sean las necesidades de los refugiados y las capacidades de la organización, el personal del JRS ofrece un amplio abanico de servicios a unos 950.000 refugiados y otras personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo. Servicios que se ponen a disposición de los refugiados y desplazados independientemente de cual sea su raza, origen étnico o creencias religiosas.
  • Educación
  • Atención sanitaria
  • Protección de los derechos humanos
  • Medios de subsistencia
  • Atención pastoral/ servicios sociales
  • Asistencia en ayuda de emergencia
Educación

La educación es el centro de las actividades del JRS en la mayoría de regiones. Comprende un amplio espectro de servicios que abarcan la enseñanza formal e informal, incluyendo la educación preescolar, primaria, secundaria y superior, la educación especial (sobre todo en Asia), la educación a distancia, becas, formación personal, profesional, enseñanza de adultos, clases de idiomas y de informática, clases extras y de repaso, y educación para la paz y la reconciliación. En África y Asia, el JRS trabaja en el fortalecimiento del sistema educativo de las comunidades mediante la formación de maestros y ofreciendo incentivos para la construcción de colegios, aportando equipamientos escolares y apoyando a las asociaciones de padres y maestros.

En 2013, el JRS ofreció servicios educativos a unos 238.000 jóvenes en 35 países.


Atención sanitaria

Los servicios de atención sanitaria ofrecidos por el JRS incluyen las derivaciones y el pago de servicios médicos especializados, atención en centros de detención, trabajo en clínicas y hospitales, suplementos alimentarios, educación sanitaria, formación para personal médico y enfermeras.

En 2013, el JRS ofreció servicios sanitarios a más de 57.000 personas en 24 países.

Protección de los derechos humanos

La protección de los derechos humanos cubre los casos legales, incluidos los casos de asilo y el asesoramiento legal. Otro aspecto de este trabajo es la organización de seminarios de formación y sensibilización, que se ofrecen a funcionarios públicos, ONG locales y refugiados. En el JRS, el trabajo legal y las actividades de advocacy están estrechamente ligadas a la investigación sobre el desplazamiento forzoso.

En 2013, el JRS ofreció servicios directamente relacionados con la protección de los derechos humanos a más de 101.000 personas en 34 países.

Medios de subsistencia

Ya sea si es para ayudarles a integrarse en sus nuevas comunidades de acogida, para preparar su retorno a casa o para reasentarles en un tercer país, el JRS trata de promover la autosuficiencia entre los refugiados. Los servicios incluyen ayudar a los refugiados a acceder al empleo o a un pedazo de tierra, ofrecerles formación técnica y asistencia, ayudarles a establecer un pequeño negocio facilitándoles fondos, subvenciones o préstamos, así como herramientas y otros recursos. Dichas iniciativas se implementan en diferentes esferas – agricultura, artesanía, elaboración comercial de alimentos, jabón y otros productos – y van más allá del aspecto económico (autosuficiencia, obtención de ingresos) para abarcar elementos humanos (recuperación de la dignidad y de la esperanza) y sociales (integración, iniciativas comunitarias…).

En 2013, JRS ofreció servicios para medios de subsistencia a más de 21.000 personas en 28 países.

Atención pastoral/ servicios sociales

Esta área de apoyo es muy amplia. La atención pastoral se refiere a iniciativas como la formación en capacidades entre los catequistas, jóvenes, líderes comunitarios y pequeñas comunidades cristianas, así como a un ministerio más amplio que llega a miles de personas. Estos últimos incluyen servicios litúrgicos, incluyendo los Sacramentos, y el acompañamiento pastoral, especialmente de personas enfermas, traumatizadas y desconsoladas. Por ejemplo, en los centros de detención el JRS ofrece servicios de capellanía.

Otras formas de apoyo incluyen los servicios psicosociales, sociales y recreativos, y las actividades de desarrollo comunitario. El grado de implicación del JRS incluye escuchar a las personas o las terapias para los problemas de salud mental y la organización de grupos de apoyo. Los supervivientes de minas, las víctimas de abusos, los ex niños y niñas soldado y todos aquellos que han sufrido traumas se encuentran entre las personas a las que apoyamos.

En 2013, el JRS ofreció atención pastoral y servicios sociales a unos 176.000 refugiados y otros desplazados forzosos en 40 países.

Asistencia en ayuda de emergencia

Gran parte del trabajo del JRS implica la distribución de insumos alimentarios y no alimentarios, tales como colchones, sábanas, ropa, semillas y herramientas, dinero para el transporte y atención médica o derivaciones a especialistas. El JRS también distribuye tiendas en campamentos de refugiados, rehabilita construcciones tras los conflictos y ayuda a refugiados a encontrar alojamiento en áreas urbanas.

En 2013, el JRS ofreció asistencia de emergencia a más de 354.000 desplazados forzosos en 29 países.