Australia: Declaración conjunta sobre los recortes a los Servicios de Apoyo a los SRSS
04 mayo 2018

Sídney, 4 mayo 2018 –  El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) Australia, los Servicios Sociales Jesuitas y la Alianza Católica para Personas Solicitantes de Asilo (CAPSA, por sus siglas en inglés) hicieron pública una declaración conjunta ante la intención del gobierno australiano de reducir el acceso a los Servicios de Apoyo a los Solicitantes de Asilo pendientes de Resolución (SRSS, por sus siglas en inglés) Australia.

---

27 de abril de 2018

Una Declaración Conjunta Católica sobre los recortes a los SRSS para solicitantes de asilo en Australia

Los Servicios de Apoyo a los Solicitantes de Asilo pendientes de Resolución (SRSS, por sus siglas en inglés) en Australia son una red de seguridad vital para las personas que buscan protección en ese país. Estos servicios ofrecen apoyo básico en cuanto a ingresos, atención de los servicios sociales y acceso a terapias para casos de tortura y trauma a muchas mujeres, hombres y niños.

Desde finales de 2017, el gobierno comenzó a excluir a estudiantes de tiempo completo, incluidos muchos becados, y a aquellos que enviaron más de 1.000 dólares australianos al extranjero, a pesar de que fuera para ayudar a familiares en situación de vulnerabilidad en zonas de conflicto tales como Siria o los rohinyás de Birmania en Cox's Bazar, Bangladés.

En las últimas semanas, ha quedado claro que el gobierno australiano tiene la intención de reducir aún más el acceso a los SRSS. El Ministerio del Interior (DHA, por sus siglas en inglés) volverá a evaluar a las 12.000 personas que reciben actualmente ayudas económicas de los SRSS para comprobar si están "listos para trabajar". Como resultado, muchos miles, incluidos aquellos con enfermedades mentales no diagnosticadas, enfermedades crónicas y familias con niñas y niños en edad escolar, podrían ver recortadas las ayudas en un período de transición de apenas 7 a 10 días.

Como la mayoría de las personas, los solicitantes de asilo quieren trabajar. Muchos aplaudieron la reintroducción de los derechos laborales en 2015 después de una prohibición de tres años en virtud de la llamada política Sin Beneficios del gobierno anterior.

Pero esta eliminación repentina y aparentemente general de las ayudas económicas no servirá para que encuentren trabajo o sean autosuficientes, sino que empujará a personas ya vulnerables como Shanthi y Priyan a situaciones de mayor riesgo y a un aumento del estrés y del trauma. Cientos, si no miles, podrían quedar a merced del hambre, sin hogar y vulnerables a la explotación a partir de principios de junio de 2018.

Es importante destacar que los servicios de caridad, los servicios para personas sin hogar, los albergues para mujeres y otros servicios locales ya están sobresaturados y muchos advierten de un aumento en el número de personas que acceden a las ayudas y viviendas de emergencia, así como bancos de alimentos. Estos servicios no podrán ayudar al creciente número de personas que necesitan ayuda.

El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) Australia, los Servicios Sociales de los Jesuitas y la Alianza Católica para Solicitantes de Asilo (CAPSA, por sus siglas en inglés), declaran conjuntamente que a las personas que solicitan asilo:

• Se les emitan visados transitorios con derecho a estudiar y trabajar, a la atención médica (Medicare) y al acceso a los SRSS, incluso en aquellos casos en que el sistema judicial esté en proceso de revisión de los casos.
• Se les brinde apoyo para encontrar un empleo legal y sostenible a través de los servicios de asistencia al empleo especializados y culturalmente apropiados.
• Se les den ayudas económicas mientras buscan trabajo o estudian.
• Se les exima de buscar empleo, en aquellos casos en que profesionales de la salud independientes los consideren no aptos para el trabajo, tal y como ocurre habitualmente en todo el sistema de bienestar.

Descargue la declaración católica conjunta aquí.






Press Contact Information
Martina Bezzini
martina.bezzini@jrs.net