Bangladés: "Les pido perdón", dice el Papa Francisco a los refugiados rohinyás
04 diciembre 2017

El Papa Francisco se reúne con refugiados rohinyás durante el Encuentro Ecuménico e Interreligioso por la Paz en Dacca, Bangladés. (Aijaz Rahi/ Foto AP)
"A cultivar un corazón abierto en el que veamos al otro como un camino, no como una barrera". Papa Francisco

Dacca, 4 diciembre 2017 – El Papa Francisco expresó su solidaridad con el pueblo rohinyá e hizo un llamamiento a la reconciliación el pasado viernes tras encontrarse con 16 refugiados de esta etnia, que huyeron de la persecución y ahora viven en los campamentos de Cox's Bazar, en el distrito fronterizo con Birmania.

"En el nombre de todos, de aquellos que les persiguen, aquellos que les han hecho el mal, especialmente por la indiferencia del mundo, les pido perdón.", dijo el Santo Padre después de escuchar sus trágicas historias. De nuevo, el Papa dijo que los refugiados "son la imagen del Dios viviente" y apeló a todos los creyentes y personas de buena voluntad de todo el mundo para que "no cerremos los corazones, no miremos para otro lado. La presencia de Dios hoy también se llama Rohinyá. Sigamos estando cerca de ellos para que se reconozcan sus derechos".

La reunión  tuvo lugar durante el Encuentro Ecuménico e Interreligioso por la Paz en el jardín de la residencia del arzobispo de Dacca, donde el Santo Padre se entrevistó con líderes religiosos musulmanes, hindúes, budistas y otros cristianos.

Un momento muy significativo en su visita a Bangladés fue cuando el Papa Francisco abordó la necesidad de cooperar en la formación de una cultura de encuentro, diálogo y cooperación, que "nos desafíe a cultivar un corazón abierto en el que veamos al otro como un camino, no como una barrera".

Involucrarse con el otro no es un mero intercambio de ideas. Más bien, implica compartir nuestra identidad religiosa y cultural distintiva, siempre con humildad, honestidad y respeto. “¿Cuán fuerte necesita nuestro mundo que lata este corazón para contrarrestar el virus de la corrupción política, las ideologías religiosas destructivas y la tentación de mirar a otro lado ante las necesidades de los pobres, los refugiados, las minorías perseguidas y los más vulnerables? "

En declaraciones a Radio Vaticano, el padre Mark Raper SJ, superior de los jesuitas de Birmania, dijo que el Papa le dio a la iglesia católica -una minoría religiosa en Birmania - una hermosa "imagen de dulzura, de compasión, de no juzgar, mientras acompaña, escucha y aprende".

El P. Raper destacó el respeto que las personas en Birmania sienten por todas las religiones y señaló que las dificultades sociales que el mundo exterior percibe tienen que ver con la enemistad étnica profundamente arraigada.

Más de 600,000 refugiados rohinyás han huido desde agosto desde la frontera del estado  Rakhine en Birmania; muchos son niños sin padres. El Servicio Jesuita a Refugiados se compromete a responder a las necesidades del pueblo rohinyá en colaboración con la Iglesia de Bangladés, Cáritas Bangladés y las comunidades jesuitas locales.

Haga clic aquí para leer la alocución completa del Santo Padre.






Press Contact Information
Martina Bezzini
martina.bezzini@jrs.net