Global: el Director Internacional del JRS habla sobre las periferias en nuestras ciudades
30 noviembre 2017

El P. Smolich SJ (derecha) con el Reverendísimo Bernard Ntahoturi, director del Centro Anglicano de Roma, y la Dra. Donna Orsuto, directora del Lay Centre at Foyer Unitas. (Cindy Bomben/Jesuit Refugee Service)

Roma, 30 de noviembre de 2017 La semana pasada, el Lay Centre tuvo como invitado al P. Thomas H. Smolich SJ, director internacional del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), para dictar la conferencia de final de otoño del Instituto Vincent Pallotti. La charla del P. Smolich se centró en las "periferias de nuestras ciudades", es decir, los refugiados urbanos y los migrantes que viven en los márgenes de la sociedad. En su conferencia nos invitó a encontrar unas pautas para saber cómo responder a estos desafíos a través de la experiencia de Ignacio en su encuentro de Cristo.

Este es un breve extracto de la conferencia del P. Smolich. Para leer el discurso completo, haga clic aquí. (solo en ingles)

Nuestra respuesta: el amor debe mostrarse más en hechos que en palabras.

Entonces, ¿cómo sería la justicia y la acogida en nuestras periferias?Para responder a esto, les invito a recordar las palabras de San Ignacio al final de los Ejercicios Espirituales: El amor debe mostrarse más en hechos que en palabras. Es hora de que cada uno de nosotros, como sociedad y como individuos, dé un paso adelante y ponga la justicia y la acogida en práctica.

Hace varios meses, participé en un debate con Elizabeth Collett, directora del Instituto de Política Migratoria en Bruselas. Su gran línea: "Hemos tenido suficiente poesía sobre los refugiados; es hora de ponernos manos a la obra". Parafraseando: sobran las palabras sobre los refugiados que vienen a Europa; es hora de construir las estructuras para acogerlos. Y me gustaría ampliarlo diciendo: basta de hablar de refugiados y personas sin hogar; es hora de ponernos manos a la obra y acoger a quienes viven en las periferias.
Ahora tengo que ser honesto y decir que esta parte es más fácil para los refugiados. El Papa Francisco habló de ello en 2016, cuando invitó a las parroquias y comunidades de fe a acoger a una o dos familias refugiadas... no a todos los 60 millones. Esto ha estado sucediendo en todo el mundo y especialmente en toda Europa.

Hace varios años, el JRS Francia puso en marcha el Proyecto Welcome, un programa estructurado para que la gente recibiera a los refugiados en su hogar y así llegar a conocerlos como personas. El JRS Europa está desarrollando este proyecto de acogida en todo el continente, invitando a todos a encontrar la manera de abrir nuestros corazones y hogares.

Aquí en Roma, el Papa Francisco puso esto en acción, desde ofrecer duchas a las personas sin hogar hasta el mencionado Día Mundial de los Pobres. Sé de iglesias que ofrecen comida y ropa, de las Misioneras de la Caridad que administran un refugio, etc.

Bajar a Cristo de la cruz no significa dar un euro a todos los que lo piden, ni abrir fronteras a cualquiera que quiera entrar. Pues ¿acaso ser más rigurosos en el aspecto místico del servicio, orientando nuestra visión de Cristo en los demás, no nos llevaría hacia esa transformación social?

Las periferias en nuestras ciudades son una realidad global, y nuestros hermanos y hermanas en la periferia tienen algo que enseñarnos. Así lo dijo el Papa Francisco a un grupo de refugiados en el Centro Astalli del JRS en Roma: "Realmente ustedes son un don... Pueden ser un puente que una pueblos distantes... un medio para redescubrir nuestra humanidad común".






Press Contact Information
Martina Bezzini
martina.bezzini@jrs.net