Siria: A pesar del calor y la violencia, el trabajo continúa
06 julio 2017

Padres y niños juntos en actividades artísticas en un centro del JRS en Homs, Siria (JRS Homs).

Alepo, 12 de julio de 2017 – La temperatura en Siria sigue subiendo: literal y figurativamente. Con las temperaturas diurnas de la semana pasada oscilando entre los 40 y 45 en la mayor parte del país, han sido unos pocos pero duros días para muchos. El calor, el deficiente suministro de electricidad y la escasez de agua se añaden al sufrimiento, aunque ha habido esfuerzos oficiales para mejorar la situación en este frente.

La violencia continúa y esporádicamente aparecen informes sobre bombardeos en varias partes del país. Tres explosiones sacudieron la ciudad de Damasco en las primeras horas del domingo pasado. Una explosión en la zona de la Plaza Tahrir de la ciudad fue particularmente grave, dejando al menos 19 muertos, numerosos heridos y una gran destrucción en el vecindario. Ese día fue el primer día hábil después de las celebraciones de la fiesta de Eid y esa misma tarde, tras las explosiones, había un aire de normalidad en gran parte de la ciudad a pesar de algunos nuevos puestos de control y algunos bloqueos de carreteras que causaron colapsos de tráfico. La capacidad de sobreponerse de la gente es notable, a pesar de la realidad que hace que sus vidas sean inseguras.

El JRS suspendió temporalmente algunas de sus actividades previstas en el área de Damasco el 2 de julio por razones de seguridad. Todas las actividades se reanudaron al día siguiente.

Unos noventa niños de los diferentes centros del JRS participan en actividades diarias de aprendizaje creativo como canto, música, teatro, rompecabezas, artesanías, matemáticas y más. Las mujeres continúan asistiendo a sus programas de alfabetización en estos centros. En el Staff Care Centre Alberto Hurtado en Bab Tuma, se continúan impartiendo talleres y formaciones.

En Homs, en los tres centros del JRS las actividades para los niños no cesan. La semana pasada los niños tuvieron sus evaluaciones y tuvieron la oportunidad de, junto a sus padres, jugar a una variedad de juegos organizados por el personal. Aparte de estar con sus hijos, se dio a los padres la oportunidad de evaluar el comportamiento de estos después de pasar por el centro del JRS.

Alepo sigue en el ojo del huracán. Sin embargo, hay, aunque frágil, una calma relativa. El suministro de electricidad y agua sigue siendo extremadamente malo y muchas personas tienen acceso limitado a ambas.

El equipo del JRS ha redoblado sus esfuerzos para responder a las necesidades de los afectados en la parte oriental de la ciudad, particularmente en las áreas de Jabal Badro, Al Sakhour y Deir Wartan.

La cocina de campaña sigue ofreciendo comida caliente a los necesitados en el área occidental. Se distribuyen kits de alimentos a los afectados en la zona oriental. El personal del JRS también atiende a las personas en el área evaluando sus necesidades y haciendo un registro de las familias afectadas.

- Fr Cedric Prakash SJ (Con aportaciones de Nihal Myassar, responsable de comunicación del JRS Siria)







Press Contact Information
Martina Bezzini
martina.bezzini@jrs.net