Angola: Respuesta a la situación de emergencia
09 junio 2017

Este es el centro de recepción Mussungue donde las condiciones de vida siguen siendo extremadamente precarias. (Tim Smith/Servicio Jesuita a Refugiados)

Dundo, 8 de junio de 2017 - El Servicio Jesuita a Refugiados y el ACNUR están respondiendo a la situación de emergencia en la provincia de Lunda Norte, Angola, apoyando a los miles de refugiados congoleños que están huyendo de la región de Kasai, en la República Democrática del Congo.

Desde marzo de 2017 más de 26.300 personas han cruzado la frontera. El 75% de los que huyen son mujeres y niños, entre ellos muchos menores no acompañados a los que sus padres han enviado lejos para evitar que sean reclutados por grupos paramilitares. Los jóvenes se encuentran entre los sectores más vulnerables cuando se producen situaciones de conflicto y desplazamiento. Unos 2.000 niños ya han sido reclutados desde agosto de 2016,

Al no estar claras las causas de los ataques, no se sabe cuánto tiempo la gente tendrá que permanecer en el exilio. Solo en un día, el 29 de mayo, llegaron más de 1.200 personas, lo que revela la intensidad actual del conflicto. Esto plantea una enorme preocupación por cómo proteger a estos exiliados en necesidad de ayuda urgente.

La mayoría de los desplazados se alojan en dos centros de acogida en Dundo, capital de la parte norte de Lunda Norte, donde las condiciones de vida están bajo mínimos. Estas instalaciones no son refugios formales; más bien se trata de un complejo de hangares abandonados y un viejo mercado con agua potable limitada, sin saneamientos y comida escasa. Dadas estas condiciones, la desnutrición y otras enfermedades constituyen una amenaza muy real. Según los informes, tres niños ya han muerto por malnutrición.

Con el espacio muy limitado, algunos refugiados se alojan con familiares, a otros los acogen en aldeas de los alrededores, y una cifra considerable de aquellos a quienes les han impedido entrar en Angola reside en los pueblos circundantes.

La respuesta interinstitucional está ayudando a cubrir las necesidades básicas inmediatas de los refugiados, proporcionándoles alimentos y otros insumos de emergencia. El JRS trabaja en Angola desde 2006 y ahora estamos restableciendo nuestra presencia en Lunda Norte para responder a la situación, en colaboración con el ACNUR.

Ofrecemos asistencia legal, lo que incluye el registro y la protección jurídica para impedir detenciones ilegales y deportaciones. Además de la asistencia directa, también estamos dando a conocer la ley de asilo y protección para los refugiados en el país, organizando talleres con grupos, autoridades, población local así como con la comunidad refugiada.

El JRS, a su vez, pondrá un énfasis especial en las víctimas de la violencia sexual y de género, organizando talleres de sensibilización sobre esta y el VIH / SIDA para aumentar la visibilidad del problema de la violencia contra las mujeres y enfrentar las actitudes y creencias negativas al respecto. A la vez que proporcionamos apoyo psicosocial y asistencia jurídica a las víctimas, también trabajamos para dar a conocer el problema de la violencia contra las mujeres y apoyar una campaña comunitaria para responder a las causas.

Por último, el JRS trabaja para establecer un liderazgo legítimo de solicitantes de asilo, que les permita estar representados en toda su diversidad y que garantice una comunicación y participación efectiva de estos en la búsqueda de soluciones.






Press Contact Information
Martina Bezzini
martina.bezzini@jrs.net