Sudán del Sur: Enamorado de un Dios desplazado
05 abril 2017

P. Pau Vidal SJ actualmente es el director del proyecto del JRS en Maban, Sudán del Sur.
Con los refugiados he experimentado una y otra vez esa misteriosa capacidad humana de celebrar la vida en medio de la muerte.

"Paradójicamente, es entre quienes más íntimamente conocen el poder de la muerte, donde encontramos la fe más obstinada en el poder de la vida y, por lo tanto, en el poder del Dios que es la fuente de la vida". Roberto Goizueta

Maban, 5 de abril de 2017 - Vengo de Barcelona, Cataluña. Me uní a la Compañía de Jesús en el año 2000 con el profundo deseo de servir a los pobres. Este impulso inicial se ha ido refinando y purificando simplemente sirviendo a algo más profundo y más recíproco, lo que significa caminar con los que están en los márgenes de la historia y de la sociedad. He tenido el privilegio de poder estar con el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) desde hace algunos años. Primero en Liberia, luego brevemente, en Nogales (en la frontera entre EE.UU. y México), más recientemente en el campamento de Kakuma (Kenia), y ahora en Maban (Sudán del Sur).

Compartiendo con los refugiados, me doy cuenta de que lo que realmente drena su energía es el recuerdo de la brutalidad por la que tuvieron que pasar, la pérdida de sus seres queridos y sobre todo la incertidumbre de cuándo acabará este exilio demasiado largo. El deseo de regresar a su patria es una herida abierta en sus corazones. Así, en un sentido real, como dijo un compañero jesuita, estar con el JRS significa tocar el fracaso de la humanidad en su expresión más radical.

Sin embargo, en Liberia, Nogales, Kakuma y Maban he sido testigo de que la vida de los desplazados no solo se ve atenazada por el dolor, la miseria, la violencia y el sufrimiento, sino también por la alegría, la celebración, la curación, la transformación y la belleza. Con los refugiados he experimentado una y otra vez esa misteriosa capacidad humana de celebrar la vida en medio de la muerte.

Estuve recientemente meditando con esta hermosa oración atribuida al P. Pedro Arrupe, fundador del JRS:

"No hay nada más práctico que encontrar a Dios,
que enamorarse rotundamente y sin mirar atrás.
Aquello de lo que te enamores,
lo que arrebate tu imaginación, afectará a todo.
Determinará lo que te haga levantar por la mañana,
lo que harás con tus atardeceres,
cómo pases tus fines semana,
lo que leas, a quien conozcas,
lo que te rompa el corazón
y lo que te llene de asombro con alegría y agradecimiento.
Enamórate, permanece enamorado,
y esto lo decidirá todo.

Y esto me hizo ver que:

De hecho, realmente he encontrado a Dios en los desplazados forzosos,
Estoy realmente enamorado de una manera total y definitiva.
Mi imaginación está llena de los rostros - tanto alegres como tristes - de las personas desplazadas,
Me levanto de la cama por los desplazados,
En las tardes preparo las cosas para ser un mejor compañero al día siguiente,
Durante los fines de semana celebro misa con ellos,
He leído sobre ellos, conozco a muchos de ellos por su nombre,
Me rompe el corazón cuando vuelvo a ver mujeres y niños huyendo de su hogar,
Me quedo asombrado con la alegría y la esperanza que comparten conmigo.

Sí, creo que estoy locamente enamorado y me quedaré enamorado de Dios, un Dios desplazado.
Esto lo ha decidido todo en mi vida.

Gracias JRS por hacerlo posible, por permitirme viajar con los desplazados forzosos y descubrir a Dios con y en ellos.

P. Pau Vidal SJ, JRS Maban (Sudán del Sur)






Press Contact Information
Martina Bezzini
martina.bezzini@jrs.net