De Siria a Bélgica: En busca del tesoro
08 marzo 2017

Las hermanas gemelas Nagham y Shadan enseñaban habilidades para la vida a niñas y niños desplazados en un centro del JRS en Siria hasta que la guerra las obligó a huir del país. Ahora se han propuesto replicar el programa con el JRS Bélgica.
“Creo que cada niño tiene un tesoro dentro. Las habilidades para la vida consisten en cavar juntos para encontrar ese tesoro”

Ciudad del Vaticano, 28 de febrero de 2017 – El evento Voices of Faith tendrá lugar con motivo del Día Internacional de la Mujer. El evento mostrará las importantes contribuciones que varias mujeres de fe han hecho y seguirán haciendo en los esfuerzos de pacificación y reconciliación. Entre los testimonios oídos en este día, se encuentra la historia de las hermanas gemelas, Nagham y Shadan.

“Creo que cada niño tiene un tesoro dentro. Las habilidades para la vida consisten en cavar juntos para encontrar ese tesoro”. Shadan resplandece cuando habla de su trabajo de ensueño. Junto con su gemela Nagham, enseñó habilidades para la vida a niños desplazados en un centro del JRS en su Siria natal y dice que vio avances “notables”.

Después de que la guerra obligó a Shadan y Nagham a salir de su país, enseguida empezaron a trabajar de nuevo con niños en el centro de solicitantes de asilo donde vivieron al llegar a Bélgica.

Y ahora, junto con el JRS Bélgica, las gemelas están dispuestas a replicar el programa de habilidades para la vida que hicieron con el JRS en Siria. Esta es una misión para Shadan. Su rostro, su mirada, su voz, transmiten un entusiasmo, incluso contagioso a través de una borrosa pantalla de Skype. Al entrevistar a Shadan, pienso que me hubiera gustado tener una maestra como ella hace años.

Oigo hablar del tesoro interior cuando le pregunto a Shadan sobre el significado de la paz. La pregunta surge por la declaración de intenciones del programa de habilidades para la vida: “Ayudemos a los niños a vivir en paz consigo mismos para que puedan vivir en paz con los demás”.

Shadan responde: “Una parte de la paz es la capacidad de ser tú mismo, no tener miedo de que si eres diferente, no te querrán. Solo tendrás paz cuando estés seguro, en el fondo, de que eres amado por quien eres. Necesitas creer en ti mismo, que tienes un tesoro dentro”.

Shadan y Nagham comenzaron a trabajar con el JRS Siria tras ser desplazadas de Homs. A propuesta del jesuita sirio Ziad Hilal SJ, se involucraron en un centro en Kafroun, una ciudad cercana a Tartous, uno de los centros del JRS para niños en Siria que ofrecía educación informal y apoyo psicosocial. Las hermanas trabajaron allí durante dos años.

¿Cómo ayudaron a niños de entre seis y 12 años a encontrar su tesoro personal y a tallar un rincón de paz en un país desgarrado por el conflicto? No con palabras, sino a través de lecciones hábilmente preparadas que utilizaban herramientas prácticas para enseñar habilidades específicas y valores. 

“Nos enfocamos primero en los valores porque esto es lo primero que se pierde en la guerra: la honestidad, el respeto y la aceptación de las diferencias. Este último era realmente esencial porque musulmanes y cristianos llegaban al centro y se sentaban en la misma clase, en un momento de la guerra en que se oían muchas historias sobre la religión del otro”. 

Sin embargo, el equipo del JRS pronto sintió que “faltaba algo”, es decir, que necesitaban animar a los niños a articular su sufrimiento. “Muchos niños habían perdido a uno o más parientes en la guerra, siendo a veces testigos de su muerte... realmente dolorosa”, dice Shadan. “Era necesario hacer que los niños expresen y gestionen sus sentimientos”. 

Esta fue una decisión difícil. “Los niños negaban los sentimientos dañinos. Hablaban de una experiencia dolorosa y si les preguntabas cómo se sentían: Nada. Así que tratamos de que reconocieran sus sentimientos, para reconocer que, sí, yo me enfadé entonces. ¿Y qué hacer con esta ira? Películas, juegos de rol, teatro, yoga, títeres... todo servía para ayudar a los niños a darle sentido a lo que estaba pasando. “Nunca les dimos lecciones a los niños, les animábamos a encontrar la solución en sí mismos.”

Hace un año, Shadan y Nagham tuvieron que abandonar Siria por la llamada ruta de los Balcanes hasta llegar a Bélgica, donde solicitaron el estatuto de refugiado. Alojadas en un centro mientras esperaban el resultado de su solicitud, volvieron a trabajar. “Teníamos mucho tiempo, había niños en el campamento, y no había nada para ellos. Así que organizamos sesiones semanales para niños de Siria, Irak y Afganistán”. 

Shadan describe esas sesiones como “realmente especiales”. Por qué, le pregunto. “Me dieron la sensación de que, de nuevo, después de todo este tiempo volvía a ser útil. E, incluso en poco tiempo, pudimos ver el cambio en los niños”. 

Un cambio relevante para Shadan fue cómo niños de diferentes países comenzaron a jugar juntos. “Los iraquíes y los sirios, por ejemplo, se conocieron en las sesiones y vieron que, sí, él podría ser gracioso, él podría ser mi amigo. Luego los vimos jugando juntos. 

También estaba emocionada con sus 40 niñas y niños de todas las edades. “No podíamos decirles que no”, recuerda Shadan. “Si dijéramos no a los más pequeños, llorarían y se pondrían a golpear la puerta. Los niños nos preguntaban cuándo iba a ser la siguiente sesión. 

Dos meses y medio después, Shadan y Nagham obtuvieron el asilo, abandonaron el campamento y fueron a vivir a Gante. Tras meses de adaptación a la vida en Bélgica, visitaron la oficina del JRS en Bruselas, donde recibieron una cálida bienvenida. El JRS Bélgica quiere apoyar programas de habilidades para la vida en algunos centros para solicitantes de asilo, y quizás también contar con belgas formados. 

Utilizando un tópico manido, esto suena a un “win-win” para el JRS, para los niños refugiados y para las mismas gemelas. Shadan describe estos planes como “un sueño hecho realidad”. Y agrega: “Estamos muy emocionadas, esto es lo que soñamos, es lo que nos gusta y para lo que creo que somos buenas. Siento que puedo dar mucho. Este es para mí un trabajo alegre y tener la oportunidad de hacerlo aquí es increíble”.

- Danielle Vella





Press Contact Information
Martina Bezzini
martina.bezzini@jrs.net