Día Mundial de los Refugiados: vayamos hacia adelante, no hacia atrás
15 junio 2015

Una mujer disfruta de las danzas tradicionales durante la celebración del Día Internacional de la Mujer en el campamento de refugiados de Doro, Maban, Sudán del Sur. (Angela Wells / Servicio Jesuita a Refugiados)
Así que no vayamos hacia atrás; vayamos adelante: animémonos a nosotros mismos, a nuestros vecinos y a nuestras comunidades a abrir nuestras puertas.
Día Mundial de los Refugiados
Vayamos hacia adelante, no hacia atrás

Roma, 15 de junio de 2015 – Para el Día Mundial del Refugiado, que se celebra esta semana, el Servicio Jesuita a Refugiados te pide que recuerdes que la clave del cambio está dentro de cada uno de nosotros.  Si bien son los gobiernos quienes deciden si aceptar o rechazar a los refugiados, solo nosotros tenemos el poder real de acogerlos. Debemos cambiar la imagen que tenemos del refugiado como 'el otro'.

Incluso cuando los refugiados no son literalmente expulsados, suelen ser ignorados, maltratados o encarcelados. Su mera presencia es criminalizada y a menudo son excluidos de sus comunidades de acogida. En Sudáfrica, los extranjeros son víctimas de la violencia y de pogromos que les obligan a huir de sus hogares. En Europa, los refugiados se ven obligados a depender del mercado de trabajo informal y de viviendas precarias. En los Estados Unidos, los refugiados que huyen de la violencia generalizada en América Central son detenidos.

La clave para cambiar no siempre tiene por qué ser un enfoque de arriba a abajo. Responsables políticos suecos son un ejemplo de que los líderes pueden fomentar este cambio de nuestra percepción como sociedad, pero debemos comenzar con nuestra propia percepción a título personal. Los refugiados son el "nosotros", el "nuestro", en contraposición al "ellos" o al "suyo". No solo hay que salvar vidas; salvemos la dignidad.

"La integración y la hospitalidad no consisten solo en abrir nuestras fronteras, sino también en abrir nuestras comunidades. Esto último no será el resultado de decisiones de unos pocos líderes, sino de nuestras propias decisiones personales. Para cambiar nuestros países, debemos empezar cambiando nuestras comunidades, y para cambiar nuestras comunidades debemos comenzar por nosotros mismos", dijo el director internacional del JRS, Peter Balleis SJ.

Podemos presionar a los gobiernos para que reciban a los refugiados, pero no vamos a esperar indefinidamente a que las decisiones a gran escala de nuestros líderes empiecen a llegar en cuentagotas. Empecemos a gestionar el cambio a pequeña escala en nuestras propias comunidades.

"Todos debemos primero ser capaces de ver, y luego ayudar a que los demás lo vean, que los inmigrantes no son un problema por resolver. Son nuestras hermanas y hermanos que necesitan ayuda, que deben ser acogidos y amados", dijo el refugiado keniano y voluntario internacional del Servicio Jesuita a Refugiados, Anthony Mukui. 

Así que no vayamos hacia atrás; vayamos adelante: animémonos a nosotros mismos, a nuestros vecinos y a nuestras comunidades a abrir nuestras puertas. Así, juntos podremos hacerlo posible. Juntos podremos darles la bienvenida. Juntos podremos defenderles. Juntos podremos.

Para más información:
Jacquelyn Pavilon
Comunicaciones Internacionales
Servicio Jesuita a Refugiados
Tel: +39 06 698 68 609; +39 348 993 1544
jacquelyn.pavilon@jrs.net
@JesuitRefugee
facebook.com/ServicioJesuitaaRefugiados

Nota para la redacción:
Los programas del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) se llevan a cabo en 50 países, prestando ayuda a los refugiados en campamentos y ciudades, a los desplazados dentro de sus propios países, a los solicitantes de asilo en las ciudades y a los que están recluidos en centros de detención. Las principales áreas de trabajo son: educación, ayuda de emergencia, atención sanitaria, actividades para la generación de medios de subsistencia y servicios sociales.

A finales de 2013, unas 1400 personas trabajaban para el JRS, entre laicos, jesuitas y otros religiosos, para responder, entre otras, a las necesidades educativas, médicas y sociales de unos 950.000 refugiados y desplazados internos, más de la mitad de los cuales son mujeres. Estos servicios se ofrecen a los refugiados independientemente de su raza, origen étnico o creencias religiosas.





Press Contact Information
Jacquelyn Pavilon
jacquelyn.pavilon@jrs.net
+39 06 69 868 609