Malawi: un billete a la esperanza, la graduación de los estudiantes universitarios online en el campo de refugiados de Dzaleka
06 octubre 2014

El curso graduado en 2014 en Dzaleka, Malawi. (Peter Balleis / Servicio Jesuita a Refugiados)
Hoy la ceremonia de graduación en el campamento de Dzaleka ya es un evento anual. Esta ocasión - dijo el director internacional del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), Peter Balleis SJ - fue como una celebración de la "normalidad".
Dzaleka, 6 de octubre de 2014 - Hace apenas unos años, la idea de ofrecer educación superior en los campamentos de refugiados habría sido considerada como algo inconcebible. Sin embargo, hoy la ceremonia de graduación en el campamento de Dzaleka ya es un evento anual. Esta ocasión - dijo el director internacional del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), Peter Balleis SJ - fue como una celebración de la "normalidad".

La palabra 'Dzaleka' podría más o menos traducirse como "debes reformarte" o "me arrepiento". No es nada sorprendente ya que el lugar fue utilizado anteriormente como cárcel de alta seguridad, recuerda el P. Balleis. Lo increíble es que "hoy hemos transformado ese significado, y estamos ampliando el programa al Chad y a las Filipinas".

A finales de septiembre, la segunda promoción de estudiantes de los campos de Dzaleka recibió sus diplomas en Humanidades, Empresariales y Educación en la escuela del campamento, a 50 km. de Lilongwe, la capital de Malawi.

El número de graduados en Dzaleka de este año, 18, fue menor al de 2013, en el que fueron 23; sin embargo, los graduados procedían de cuatro países africanos. Por un lado, Burundi, República Democrática del Congo y Ruanda; por el otro, se incluía por primera vez a estudiantes del mismo Malawi: tres mujeres y un estudiante con necesidades especiales.

Todos los graduados recibieron, de nuevo, un billete a la esperanza, dijo el graduado de Malawi John Chisewu. La apertura de los cursos de educación superior online a los malauíes -  agregó el alumno - fomentó una mejora en las relaciones intercomunitarias, reduciendo las tensiones y promoviendo una mayor cohesión social. Mirando al futuro desarrollo del programa, Chisewu sugirió que el diplomado se ampliara a otras materias, como el trabajo social y la asistencia sanitaria básica.

Ampliar oportunidades. El programa piloto de tres años de diplomatura se puso a disposición de los refugiados que viven en los campamentos de Kakuma (Kenia) y Dzaleka (Malawi), y de los refugiados urbanos en Ammán (Jordania). El primer grupo en Jordania se graduará en 2015. El programa se amplió posteriormente a un campamento de Mae Hong Son (Tailandia) y a Herat (Afganistán) y se espera poder iniciarlos en el Chad y Sri Lanka en los próximos doce meses.

El programa del JRS, Jesuit Commons: Educación Superior en los Márgenes (JC:HEM), también ofrece una serie de cursos certificados de tres a seis meses, conocidos como Módulos de Aprendizaje de Servicio Comunitario (CSLT, por sus siglas en inglés). Estos cursos certificados - asesoramiento, educación especial, inglés como segunda lengua, y salud materno-infantil - son más operativas y directamente aplicables al entorno inmediato de los estudiantes. Hasta la fecha, unos 700 estudiantes ya han completado los cursos CSLT y otros 250 están actualmente inscritos.

En palabras del que fuera presidente de Tanzania, Julius Nyerere, "los que reciben una educación tienen una mayor obligación hacia la comunidad". La  Dra. Mary McFarland, directora internacional de JC:HEM, recordó a los graduados la responsabilidad que recae sobre sus hombros. La educación jesuita, dijo, llama a los graduados a ser "hombres y mujeres para los demás". La perseverancia que necesitaron para completar una educación superior les capacita para transformar sus vidas y el mundo, subrayó.

John Fitzgibbons SJ, presidente de la Regis University, la universidad jesuita de los EE.UU. que avala los cursos, dio la bienvenida a los nuevos graduados a la familia de antiguos alumnos. Les pidió a cada uno de ellos que sean  una 'Persona Regis' - alguien que va más allá de las expectativas, que se abre a los demás.

El invitado de honor, Beston Chisamile, Comisionado Nacional para los Refugiados del Ministerio del Interior, elogió la decisión de los trabajadores de JC:HEM. El JRS ha contribuido en gran medida al desarrollo socioeconómico de la zona, reconoció el Comisionado Chisamile, instando a otras ONG a seguir su ejemplo.

El JRS en Malawi comenzó como socio implementador de la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), prestando servicios de educación tanto a los refugiados como a los habitantes de Malawi, en 2002.

Samson Ogunyemi, responsable de advocacy del JRS en África austral





Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468