Camboya: un taller promueve la reconciliación en la vida de los refugiados
05 agosto 2013

Tun Channareth, miembro del JRS Camboya y del equipo galardonado con el Premio Nobel de la Paz 1999 por la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona, explicó a los participantes en el taller los diferentes tipos de minas y de municiones de racimo que han causado un enorme sufrimiento en la vida de muchos camboyanos. (Ken Gavin / JRS)
Nuestra misión de reconciliación se basa en la fe en Dios que es amor perfecto y presente en toda la historia humana, incluso en los momentos más trágicos. Reconocemos que la reconciliación es un don, una gracia de Dios.
Siem Reap, 5 de agosto de 2013 - Aunque el tema de la reconciliación ha sido siempre motivo de preocupación para el Servicio Jesuita a Refugiados, en los últimos cinco años la organización ha comenzado a integrar la reconciliación en todos sus trabajos.

Como primer paso, siguiendo el compromiso asumido en el Marco Estratégico 2012-2015, el JRS se asoció con la Boston College University de los Estados Unidos para copatrocinar un taller de reconciliación en Siem Reap, Camboya, a finales de junio. Los participantes elaboraron un borrador para articular los principios de reconciliación que subyacen en la programación del JRS. La versión definitiva se publicará este otoño.

"El JRS se ha comprometido a sembrar las semillas de la reconciliación creando oportunidades que rompan los ciclos de violencia mediante acciones concretas de perdón, hospitalidad, compasión y justicia", dijo Ken Gavin SJ, asistente del director internacional del JRS, después de asistir al taller.

"Nuestro trabajo con los refugiados es un recordatorio constante de que la división y la violencia está presente en muchos países y nos convence de la gran necesidad de reconciliación que hay en el mundo actual. Nuestros equipos deben crecer en la comprensión de los aspectos complejos del mal (por ejemplo, la impunidad, la venganza, el odio y la violación) y sus causas dentro de los países en los que prestamos servicios", explica el documento.

Testigos de la reconciliación. Con el fin de profundizar en la comprensión de los retos que implica el trabajo de reconciliación y para reflexionar sobre ellos, los participantes del taller visitaron lugares significativos del doloroso pasado de Camboya.

"La visita a la represa construida con mano de obra esclava y el lugar donde murió una incontable cifra de personas durante la época de Pol Pot nos mostró las profundas cicatrices que a menudo permanecen mucho después de que un conflicto haya terminado", dijo el P. Gavin.

Perspectivas diversas. Entre los 16 participantes había miembros del JRS que trabajan en los equipos de Siria, Colombia, República Democrática del Congo, Indonesia y Filipinas, junto con miembros de la Universidad de Boston y expertos internacionales en reconciliación musulmanes y budistas, permitiendo a los participantes conocer la dimensión interreligiosa de la reconciliación.

Los participantes compartieron historias concretas de acompañamiento a los refugiados tanto en comunidades reconciliadas como en las que no. A través de este proceso, los participantes coincidieron en que el JRS puede ayudar a crear espacios para reflexionar sobre la reconciliación a través del acompañamiento, facilitar la reflexión comunitaria a través de la expresión religiosa y cultural, y fomentar la participación pública a través de las actividades de advocacy, para favorecer la cicatrización tanto en las comunidades de acogida como en los países de origen.

Los participantes del JRS concluyeron el taller mediante la identificación de los valores fundamentales y los elementos que articulan el enfoque del JRS sobre la reconciliación en su ministerio, que se construyen sobre los siete valores del JRS: compasión, esperanza, dignidad, solidaridad, hospitalidad, justicia y participación.

La nueva programación respecto a la reconciliación debe incorporar elementos del papel de reconocimiento, asistencia al duelo, construcción de paz y confianza, o la promoción de la justicia transicional y distributiva.

"Nuestra misión de reconciliación se basa en la fe en Dios que es amor perfecto y presente en toda la historia humana, incluso en los momentos más trágicos. Reconocemos que la reconciliación es un don, una gracia de Dios", concluye el documento.





Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468