República Centroafricana: suspensión de proyectos y evacuación del personal
27 marzo 2013

Unos niños asisten a un curso de educación del JRS en Markounda en marzo de 2012. El personal del JRS fue evacuado y se suspendieron los proyectos en la República Centroafricana el 25 de marzo de 2013, debido al deterioro de la seguridad y al aumento de la violencia (Peter Balleis / JRS)
Se ha informado de numerosos casos de abusos contra los derechos humanos, la población local ha perdido todas sus pertenencias, los rebeldes han saqueado sistemáticamente oficinas, empresas, iglesias. Las diócesis de Bangassou y Alindao y Kagabandoro en el sur y centro de la RCA han visto como todo lo que poseían ha caído en manos de los rebeldes.
Yaundé, 27 de marzo de 2013 - El personal del JRS se vio obligado a evacuar la República Centroafricana (RCA) y a suspender los proyectos por segunda vez en tres meses ante el empeoramiento del conflicto entre las fuerzas gubernamentales y la coalición rebelde Séleka.

A finales de diciembre, el JRS detuvo sus proyectos durante un mes por el deterioro de las condiciones de seguridad. Los proyectos volvieron a funcionar a finales de enero, pero volvieron a cerrar la semana pasada. Protegidos por el ejército francés, el último grupo del personal del JRS finalmente abandonó el país en un vuelo de la ONU la noche del lunes llegando a la capital camerunesa, Yaundé, la madrugada del martes.

En medio de la crisis, el director del JRS para África Occidental, Ernesto Lorda, pidió a los insurgentes que garanticen la protección de la población civil, que hagan lo posible para que las organizaciones humanitarias puedan reanudar su asistencia humanitaria, incluidos los  programas de educación para niños y niñas.

Unos 5.000 combatientes de Séleka entraron en la capital el domingo después de una ofensiva relámpago en la que se abrieron camino, en cuatro días, desde el lejano norte hasta el palacio presidencial, depues de que se rompiera el pacto de compartición del poder, previsto en el Acuerdo de Libreville.

Según Alertnet, saqueadores y pistoleros recorrían las calles de la capital, Bangui, el martes, mientras las fuerzas regionales de interposición y los rebeldes luchaban por restaurar el orden a los dos días de un golpe que ha dejado el país sumido en el caos. En los últimos meses un gran número de personas ha llegado a Bangui huyendo de la inseguridad; la escasez de productos ha hecho que los precios se disparen en las últimas semanas.La última evacuación siguió a la que parece ser la última violación de la paz tras la huida del presidente del país el fin de semana. La evacuación del JRS de Bangui, el pasado lunes, siguió a la retirada del personal de los alrededores de Markounda, en el noroeste del país. Todo el personal del JRS en el área ya está a salvo en el Chad.

Según Lorda, todo el personal de las demás ONG y de la ONU, incluyendo la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), ya ha sido evacuado.

Inseguridad y crisis humanitaria. Desde el acuerdo de paz en diciembre pasado, más de 1,1 millones de personas que viven en los territorios controlados por los rebeldes, estarían viviendo en condiciones terribles.

"Numerosas valoraciones de necesidades han demostrado la necesidad urgente de alimentos, atención sanitaria, y servicios de saneamiento en las zonas controladas por los rebeldes. Además, unos 166.000 niños en estas áreas no tienen acceso a los servicios educativos.  A pesar de la firma de un acuerdo de paz este año, siguió la inseguridad, el acceso a las organizaciones humanitarias ha sido difícil, y las poblaciones de las zonas afectadas por los combates han sufrido terriblemente", dice Lorda.

"Se ha informado de numerosos casos de abusos contra los derechos humanos, la población local ha perdido todas sus pertenencias, los rebeldes han saqueado sistemáticamente oficinas, empresas, iglesias. Las diócesis de Bangassou y Alindao y Kagabandoro en el sur y centro de la RCA han visto como todo lo que poseían ha caído en manos de los rebeldes", añade Lorda.

Según la agencia de la ONU para los refugiados, los enfrentamientos desde diciembre han restringido gravemente el acceso de la ayuda humanitaria a unos 5.300 refugiados y a más de 175.000 personas desplazadas. Se estima que 29.000 civiles han huido al vecino Congo. El Chad también ha recibido a unos 5.000 refugiados desde el inicio de la crisis. La gente sigue cruzando la frontera del sur del Chad huyendo de la inseguridad.

El JRS ha estado presente en la RCA desde 2008. El año pasado, sus equipos trabajaron en Bria, Markounda y Ouadda ofreciendo educación formal y profesional, actividades pastorales y atención psicosocial a unos 34.000 refugiados y desplazados internos.





Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468