Sudán del Sur: el JRS traspasa sus actividades a la población local después de 15 años
20 septiembre 2012

Beneficiarios del JRS en Nimule llevan una pancarta para la ceremonia de clausura, de camino a misa (Rebeca Acedo / JRS)
La labor del JRS en la educación y la consolidación de la paz tras 20 años de guerra en Sudán ha ayudado a proporcionar unos cimientos base sobre los cuales la comunidad puede ahora construir.
Nimule, 20 de septiembre de 2012 – Finalmente, el Servicio Jesuita a Refugiados se retiró del proyecto de educación y construcción de paz en la ciudad fronteriza de Nimule y la comunidad se reunió el pasado mes para decir adiós en una ceremonia de clausura que marcó un importante hito en la historia del JRS África Oriental, al traspasar la plena responsabilidad de las actividades a las autoridades sursudanesas y a la comunidad local.

La labor del JRS en la educación y la consolidación de la paz tras 20 años de guerra en Sudán ha ayudado a proporcionar unos cimientos base sobre los cuales la comunidad puede ahora construir. Por ejemplo, el JRS ofreció servicios y asistencia en Nimule a más de 13.000 personas en actividades como la construcción de escuelas y la formación docente.

La educación (primaria, secundaria y de adultos) como una manera de promover la paz y la reconstrucción del país ha sido un enfoque importante del JRS en Nimule. La formación de clubes de paz, la formación de los catequistas, y el apoyo a la creación de medios de vida a través del trabajo pastoral también han fortalecido a la comunidad.

En su alocución durante la ceremonia de clausura, el responsable de la agencia de la ONU para los refugiados en Nimule, Charles Mogga Idra, animó a la comunidad a "aprovechar esta oportunidad y mantener el trabajo iniciado por el JRS".

Mogga apeló a los inversore a crear centros educativos de calidad para los niños y a complementar los esfuerzos de las ONG y del gobierno.

El JRS identificó por primera vez una necesidad insatisfecha en Nimule en 1997, cuando millones de personas fueron desplazadas a otras partes de Sudán o a los países vecinos durante las dos largas décadas de guerra. Tras el cierre del proyecto en Adjumani, en el norte de Uganda, en 2008, el JRS acompañó a los refugiados que regresaban a sus hogares para reconstruir sus vidas.

El proyecto en Nimule continuó ampliándose para apoyar a las poblaciones de repatriados que regresaron del exilio en países vecinos como Uganda y Kenia, después de que el gobierno de Sudán y el Movimiento Popular de Liberación de Sudán firmaran el Acuerdo General de Paz en 2005. Sin embargo, las infraestructuras habían quedado destruidas por la guerra y los servicios educativos eran deficientes en Nimule. En respuesta, el JRS intervino para ayudar a levantar el sistema educativo y fomentar la paz a largo plazo entre los miembros de la comunidad de Sudán del Sur.

Progreso sostenible. "El JRS ha capacitado a facilitadores de paz para resolver los problemas que pueden sobrevenir a la comunidad. La creación de clubes de paz ha permitido que los jóvenes no estén ociosos y ha reducido los conflictos en la zona", dijo uno de los mediadores de paz del JRS, John Paul.

El JRS también apoyó 25 escuelas de primaria y cuatro de secundaria en Nimule en 2011. El impacto de este apoyo a la educación se demostró claramente a principios de 2012, con los resultados de los exámenes oficiales de 2011 para el certificado de secundaria de Sudán del Sur (SSCSE).

La escuela con mejores resultados de todo Sudán del Sur fue una de las apoyadas por el JRS: la Escuela de Secundaria de Fulla en Nimule. El décimo mejor resultado entre las niñas fue el de una alumna de la Escuela de Secundaria de Fulla. La asistencia de niñas matriculadas en la escuela ha aumentado gracias al suministro de paquetes de higiene y del asesoramiento.

Además, el JRS respondió a la necesidad de unos medios de vida sostenibles suministrando cocinas, semillas y herramientas agrícolas a las familias, lo que les garantizó su autosuficiencia tras la salida del JRS.
A medida que la fiesta llegaba a su fin, las palabras y el apoyo del Obispo de la Diócesis de Torit, Akio Johnson Mutek, resonaron entre la audiencia. Él envió sus mejores deseos al JRS en estos momentos en que la organización mira hacia el futuro con confianza, dirigiendo su atención a otros proyectos en Sudán del Sur, donde hay mayores necesidades. Por ejemplo, el apoyo educativo y pastoral y los proyectos de construcción de paz en las comunidades de Lobone, Yei y Kajo Keji.

Alex Kiptanui, director de proyectos en Nimule del JRS en Sudán del Sur





Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 69 868 468