Educación
Acceso a una educación de calidad para todos los niños, especialmente para las niñas

El JRS considera que el acceso a la educación es a la vez un derecho fundamental y un medio para construir la paz y el desarrollo. La educación desempeña un papel esencial en la vida cotidiana de muchos desplazados forzosos. El JRS considera que la educación es uno de los cuatro pilares fundamentales de la asistencia humanitaria junto con los alimentos, la salud y la vivienda. Al igual que la salud, la educación tiene una dimensión preventiva y el potencial de generar beneficios futuros.

El JRS da toda la prioridad a asegurar un futuro mejor para los refugiados invirtiendo fuertemente en educación y formación. Cada año, el JRS proporciona acceso a la educación primaria, secundaria, terciaria y profesional a aproximadamente 280.000 niños, jóvenes y adultos, en todo el mundo. Perseguimos el objetivo de facilitar a todos los niños desplazados el acceso a una educación de calidad.

  • En la práctica



En la práctica

Existen algunos obstáculos a la educación de calidad: las políticas gubernamentales erróneas que deniegan el acceso a una buena educación, la ausencia de documentación y situaciones como las que el JRS ha observado en el Chad, donde las cualificaciones de los profesores refugiados no son reconocidas por el gobierno y se les paga de forma arbitraria.

En Sudán del Sur, el JRS da prioridad a dar acceso a las niñas a la educación primaria y secundaria, como derecho básico. En muchas comunidades Sudán del Sur, donde el matrimonio precoz de las niñas es una práctica cultural ampliamente aceptada, el JRS trabaja con éxito junto a las familias para animarles a inscribir y a mantener a sus hijas en la escuela primaria y secundaria.

El JRS Malawi proporciona una educación de calidad a estudiantes de primaria y secundaria en el campo de refugiados de Dzaleka. Habiendo logrado en 2010 una afluencia mayor que la de las escuelas públicas locales, el JRS Malawi amplió las instalaciones de sus escuelas secundarias con la esperanza de acoger a un mayor número de estudiantes en 2011. El JRS Malawi fomenta también la integración de la comunidad proporcionando plazas en su escuela tanto para niños de la región como para refugiados.

En Addis Abeba, el JRS gestiona un centro de refugiados donde los niños pueden expresarse libremente a través del juego, el canto, la danza y la educación básica. Los niños mayores y los adultos tienen también acceso a la educación complementaria a través de clases de informática y un servicio gratuito de Internet que les conecta con el mundo exterior.

En julio de 2010, ocho refugiados de Sudán del Sur se graduaron cum laude en la Universidad de Addis Abeba. Expresaron con estas palabras su agradecimiento al JRS: "La guerra se llevó nuestros hogares, pero con la educación que hemos recibido nos sentimos preparados para volver a nuestra patria y reconstruir nuestro país."

El JRS Indonesia promueve la Educación en Valores entre los profesores, directores de escuela y el departamento de educación en las comunidades de antiguos desplazados en el sur de Aceh. El objetivo es mejorar la calidad de la educación de los niños en situación de riesgo utilizando una metodología práctica y actividades basadas en valores experimentales.

Los educadores deben promover valores usando su creatividad para incorporarlos en su currículo y así crear una atmósfera basada en valores. Este trabajo incluye actividades acerca de la paz, el respeto, el amor, la cooperación, la felicidad, la honestidad, la humildad, la responsabilidad, la sencillez, la tolerancia, la libertad y la reconciliación.