Este sitio web utiliza los siguientes tipos de cookies: navegación / sesión, analytics, funcionalidad y de terceros. Al pulsar "Más información" se mostrará la información extendida sobre los tipos de cookies utilizadas y podrá elegir si desea autorizarlas mientras navega por el sitio.
MAS INFORMACIÓN
x

via todas las campanas


Este mapa muestra las áreas donde tienen lugar las hostilidades y las ubicaciones de los centros del JRS en Damasco.

22 de febrero de 2018 - El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) está profundamente preocupado por la violencia que está sufriendo la población civil de Damasco y el área este de Guta en Siria. Informaciones fiables indican que las principales carreteras, panaderías y almacenes de comida al este de Guta han sido atacados y que varios hospitales también han sido alcanzados. Damasco está bajo el fuego de fuerzas antigubernamentales y todos sus barrios han sido alcanzados por proyectiles. Cientos de personas han fallecido en el interior y en los alrededores de Damasco, muchas más están heridas y miles están aterrorizadas bajo la amenaza de más bombardeos. El JRS llama a un cese inmediato de hostilidades y a respetar y proteger la vida de los no combatientes. La comunidad internacional tiene que dejar de ver la carnicería con indiferencia o como una mera semana más en el conflicto Sirio.

La situación en el terreno es catastrófica. En Damasco, el personal del JRS informa de que mucha gente está abandonando la ciudad y dirigiéndose al campo. Para los residentes de Damasco y del este de Guta, la amenaza de muerte o de heridas graves es constante. Un trabajador del JRS nos dice: “La muerte está cayendo del cielo …y no podemos hacer nada para pararlo.” 

Una trabajadora del JRS fue herida el lunes 20 de febrero por metralla de un misil y la casa de otro miembro de JRS ha sido alcanzada por un proyectil de mortero. La situación actual ha hecho imposible mantener abiertos los centro del JRS en Damasco y los trabajadores están trabajando lo mejor que pueden desde sus casas.