via todas las campanas


Navid (arriba) trepando el poste de bambú. (JRS Indonesia)
Bogor, 20 octubre 2017 – Navid* es uno de los estudiantes de la clase de lengua indonesia del Centro de Enseñanza del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) en Bogor, Indonesia. Es uno de los pocos en la clase que puede comunicarse fluidamente en el idioma y, a pesar de su mala salud, Navid es muy diligente y activo en las actividades educativas del centro. Es un joven afgano educado, amable y apasionado.

El pasado agosto, el JRS le comunicó al jefe del barrio de Babakan, en Cisarua, y a su grupo de jóvenes sobre la posibilidad de que los refugiados participen en la celebración del Día de la Independencia de Indonesia. El JRS vio la oportunidad de forjar relaciones más sólidas entre los refugiados y la comunidad local. Con un corazón generoso, el grupo de jóvenes, los residentes y el jefe de su vecindario invitaron a los refugiados a participar en estas celebraciones. El JRS transmitió las buenas noticias a la clase de Navid en el Centro de aprendizaje del JRS en lengua indonesia.

En la mañana del 17 de agosto, Navid y sus amigos se reunieron en el Centro de Enseñanza del JRS, todos vestidos de camisa, pantalón vaquero y zapatillas de deporte. Estaban contentos de poder asistir a la celebración del Día de la Independencia. Exactamente a las 9:30am, Navid y sus amigos del JRS se dirigieron al campo de Babakan. Cuando llegaron, todavía se estaban dando los últimos retoques. Los estudiantes refugiados respondieron de inmediato ayudando a los residentes a instalar el palo de bambú para la competición de trepar al poste.

Hubo diferentes concursos para los niños: carreras de canicas, acertar lápices en botellas, enhebrar hilos en agujas, comer galletas y una carrera de sacos. Los residentes y los refugiados animaban entusiasmados durante el juego de estirar la cuerda, mientras los jóvenes refugiados competían con los niños locales. Los residentes y refugiados animaban con entusiasmo, haciendo que la atmósfera fuera  festiva y cálida. Navid y algunos de sus amigos aplaudieron en apoyo de sus compañeros refugiados. Dos de los refugiados infantiles ganaron con éxito la carrera de canicas y participaron en el concurso de enhebrar agujas; se sentían orgullosos y felices

Entonces llegó el momento de las pruebas para adultos, donde los refugiados adultos y adolescentes se unieron en la carrera de obstáculos, la batalla de almohadas y el juego de estirar la cuerda. Nadie quería participar en la subida al bambú, excepto Navid. Dijo que la escalada al bambú era algo único y que estaba emocionado de participar por primera vez. Navid inmediatamente se fue a su casa y se cambió de ropa. Regresó al campo vistiendo pantalones cortos y una camiseta de color de terracota. Navid, seguro de sí mismo, era el único refugiado entre los doce jóvenes locales con los que competía. Su delgado y diminuto cuerpo no debilitó su confianza ni le quitó el ánimo. Antes de comenzar a escalar el tronco, escuchó las instrucciones de un muchacho local, su compañero de equipo.

A pesar del tamaño de su cuerpo, Navid era muy fuerte e inflexible. Ocupaba principalmente la posición de abajo y siempre estaba dispuesto a apoyar a otros jóvenes que intentaban escalar y conquistar el alto y resbaladizo tronco. Al calor del sol, Navid no se quejó en absoluto y estaba emocionado. De vez en cuando, trepaba por su cuenta, pero seguía resbalando debido al aceite frotado a lo largo del poste. Durante aproximadamente dos horas, intentaron sin éxito llegar a la parte superior. El público seguía animando fielmente, creyendo que el equipo podría conquistar la cúspide.

Media hora más tarde, Navid y sus compañeros de equipo finalmente lograron llegar a la cima del poste, agitando la bandera roja y blanca al llegar arriba. Todos estaban emocionados y todos aplaudieron, incluidos los refugiados. Algunas mujeres incluso derramaron lágrimas mientras aplaudían y aplaudían. La belleza de la unidad y la calidez que irradiaba la experiencia mostraban que la celebración de la independencia de Indonesia podía ser disfrutada no solo por ciudadanos indonesios sino también por recién llegados. Sonrisas felices y orgullosas aparecieron en las caras, mientras la bandera roja y blanca ondulaba maravillosamente en el aire del verano.

– Leocadia Puspitasari, responsable de educación y atención del JRS Indonesia

* Los nombres y los detalles de identificación se han cambiado para proteger la privacidad de las personas.