via todas las campanas
Siria: la cotidiana lucha por la supervivencia Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados Irak: la esperanza en una peluquería Jordania: Un rayo de esperanza Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy Jordania: Soñando con un futuro en tierra ajena Jordania: el sueño de una Siria abierta Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados Jordania: refugiados que ayudan a refugiados El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos Líbano: una taza de té en la nieve Líbano: el antes y el después del desplazamiento a través de los ojos de un niño sirio Líbano: Encontrar casa en un nuevo lugar Líbano: mantener vivo un espíritu especial Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela Líbano: niños refugiados que cuentan con una escuela Líbano: Corriendo con los amigos, otra vez Líbano: La escuela permite a los estudiantes soñar con el futuro Líbano: las niñas y los niños sirios necesitan algo más que una educación tradicional Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Oriente Medio: grupos humanitarios y pro derechos humanos piden que la protección de los civiles sirios sea una prioridad mundial Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores Siria: se amplían los servicios en medio de los disturbios Siria: entre el miedo a la violencia y la lucha por sobrevivir Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios Siria: reuniendo a las familias Siria: clama por la paz Siria: el diálogo es la solución, no la guerra Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas Siria: un examen del papel de las mujeres desde una perspectiva humanitaria en la respuesta a los conflictos Siria: Encontrar comunidad en el Centro Alberto Hurtado Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto Siria: El JRS pide una salida segura y protección para toda la población civil en Alepo Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo Siria: Laila, el arte está en su corazón Siria: que este cuarto aniversario de la guerra sea el último Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales Siria: Sueños destrozados, ascuas de esperanza Siria: miles de desplazados tras el aumento de la violencia en Sheikh Maqsoud Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS Siria: actualización de la situación en Damasco Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS Siria: el agua, el más simple de todos los dones Siria: por qué la gente huye y por qué necesita protección Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


El conflicto le ha quitado gran parte de su infancia, pero eso no preocupa a Kassem. Él está preparado para afrontar valientemente los desafíos de un mundo nuevo. (Kristóf Hölvényi/El Servicio Jesuita a Refugiados)

15 de marzo de 2017 - "Todavía hay sufrimiento y mucho dolor, pero lo que nos mantiene en pie es nuestra fe en la esperanza y nuestra capacidad de levantarnos una y otra vez". Estas son las palabras de Lola Mousa, procedente de la zona rural cerca de la ciudad de Homs, en Siria.

Ahora, cuando el conflicto en Siria llega a su sexto año, el sufrimiento de la población sigue siendo una realidad. Las duras condiciones climáticas y el limitado acceso a los recursos básicos afectan gravemente a las familias y personas desplazadas. Llegar a final de mes es una lucha diaria tanto para los desplazados dentro de Siria como para quienes han huido del país en busca de refugio en otros lugares. Gran parte de ellos viven en la extrema pobreza, sin poder garantizarse alimentos, agua o medicinas.

Alepo, hoy, es todo un ejemplo. "Acabo de regresar de Alepo, y creo que deberían saber lo que está pasando allí. La ciudad está sin agua, sin electricidad, sin combustible ni gas. Oír sobre esta realidad no es lo mismo que vivirla", relata un miembro del personal del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) en Siria.

Facilitar ayuda humanitaria a las poblaciones afectadas por la guerra en Siria sigue siendo un problema urgente. También es preocupante que algunos países vecinos no puedan proporcionar asistencia adecuada para satisfacer las necesidades básicas de los refugiados. Esta falta de asistencia supone una amenaza para la protección de las personas vulnerables y la estabilidad y seguridad de la región.

"Que algunos de los países vecinos hayan cerrado sus fronteras a los refugiados hace que las personas vulnerables en el interior de Siria hayan quedado atrapadas y sin poder salir. Los que viven fuera del país a menudo se encuentran con serias dificultades para registrarse como refugiados. Esta carencia de protección deja a la población siria más necesitada en mayor riesgo aún", señala el P. Thomas H. Smolich SJ, director internacional del JRS.

Se estima que 13,5 millones de sirios necesitan ayuda humanitaria, una cifra que en su mitad está constituida por niños. Más de seis millones de personas se encuentran desplazadas dentro de Siria; otras han huido a países vecinos de Oriente Medio, como el Líbano, Turquía, Jordania e Iraq. Si bien son muchos los que han buscado refugio en Europa, Canadá y Estados Unidos, solo un pequeño porcentaje ha sido bien recibido.

En su misión de servir a los más necesitados, el JRS ya estaba en Siria antes de que comenzara la crisis trabajando con la población iraquí y otros refugiados. A pesar de los desafíos, el JRS ha mantenido el rumbo durante estos seis años de conflicto, dando respuesta a las necesidades urgentes a la vez que defiende y apoya a los sirios, luchando por una vida digna.

En Damasco y Homs, el JRS gestiona centros de educación paralelamente a programas de protección infantil y atención psicosocial para niños y adultos. En Alepo, los equipos del JRS proporcionan a los más vulnerables asistencia humanitaria de emergencia como cestas con alimentos y artículos no alimentarios. Cuando las instalaciones médicas de Alepo fueron objeto de bombardeos atroces, el JRS siguió prestando servicios de salud.

En el Líbano, Jordania, Iraq, Turquía y Europa, el JRS trabaja con cientos de refugiados que han huido de Siria, proporcionándoles ayuda de emergencia, así como apoyo educativo y psicosocial permanente.

A pesar de los tiempos de oscuridad en que este conflicto ha sumido a todos los sirios, el personal y los voluntarios del JRS han experimentado muchos momentos de esperanza. Las personas con las que trabajamos siguen despertando esperanza en los corazones de la población siria, de aquellos que viven tanto dentro como fuera de su país.

Majeda, una mujer de Damasco que huyó con su familia en busca de seguridad, aún mantiene su sueño de convertirse en abogada. Kassem es un joven que, a pesar de perder una pierna por la explosión de una bomba en Siria, quiere convertirse en profesor de arte algún día. El JRS acompaña a gente como Kassem y Majeda para que puedan materializar sus sueños.

Durante las próximas semanas, el JRS compartirá las historias de Majeda, Kassem y otros sirios y sirias. Les invitamos a escuchar sus historias de luz sobre la oscuridad, unos testimonios sobre la recuperación que conducen a la esperanza.