Este sitio web utiliza los siguientes tipos de cookies: navegación / sesión, analytics, funcionalidad y de terceros. Al pulsar "Más información" se mostrará la información extendida sobre los tipos de cookies utilizadas y podrá elegir si desea autorizarlas mientras navega por el sitio.
MAS INFORMACIÓN
x

via todas las campanas


Evelyn, ganadora de la beca de formación docente del JRS, sostiene a la hija recién nacida de Nakio mientras posan frente a su aula en la Universidad Mikese, en Yambio, Sudán del Sur.

Yambio, 1 de octubre de 2018 - Nakio es una estudiante de la Universidad Mikese, en Yambio, Sudán del Sur. Actualmente cursa el tercer año de licenciatura en Educación Artística. Todos los días son algo diferentes para ella, ya que combina ser madre, esposa, maestra y estudiante a tiempo completo.

Gracias a la beca de formación docente del JRS con la Universidad Mikese, Nakio está aprendiendo a gestionar el aula, el desarrollo de la primera infancia y cómo adaptar el plan de estudios a los diferentes niveles y estilos de enseñanza. "Como ya empiezo a ver cambios, estoy segura de que después de mi graduación en la Universidad Mikese ayudaré a mejorar la educación aquí en Sudán del Sur", dice Nakio. "... Ayudaré a adecuar los estándares del plan de estudios y de enseñanza para que los estudiantes comprendan mejor las cosas".

Como madre, la educación de las generaciones futuras y cómo educar a sus hijos e hijos es muy importante para Nakio, tanto dentro como fuera del aula. El equilibrio entre ser madre y enseñar a los niños todos los días no siempre es fácil, dice Nakio haciendo referencia a cómo concilia su vida laboral y personal. "Hago esto porque no quiero que los que vengan detrás de mí sufran como yo sufrí o sigan los mismos pasos... quiero que estén bien informados".

Como buena madre, cuidarse de los niños es algo natural y fácil para Nakio. Cada mañana, despierta a sus hijos temprano y los prepara para ir al colegio. Luego, regresa y sale hacia la escuela primaria donde, con los mínimos recursos, enseña a ochenta o más estudiantes. Y por la noche, acude a clases en la Universidad Mikese.

El hecho de contar con el apoyo de su familia, de sus estudiantes y del JRS ha ayudado a Nakio a no renunciar al sueño de toda su vida: ser docente como lo fuera su abuelo. Su determinación es una inspiración para sus hijos y para las niñas y los niños a los que educa todos los días.

Tras su baja por maternidad, Nakio regresará como maestra de escuela primaria en el King's College de Yambio.