via todas las campanas


Nour en el Centro JRS en Kafroun, Siria. (JRS)

Kafroun, 30 marzo 2018 – La de Nour* es una historia de dolor, de un corazón roto y de un alma cansada, pero también lo es de cómo es posible recuperar la niñez y la esperanza en medio de la guerra.

Antes de empezar el conflicto sirio, Nour vivía en un área rural de Homs con su familia. Poco después de estallar la violencia, su padre fue asesinado, y ella huyó con su madre y su hermana menor a Tartus, una ciudad en la costa siria.

Si bien consiguieron escapar de las hostilidades, surgieron otros problemas en sus nuevas vidas. Entre estos, la madre de Nour solo pudo encontrar una pequeña habitación donde vivir y se puso a trabajar largas horas limpiando casas para pagar el alquiler y cubrir otras necesidades.

Con su madre ausente de casa, Nour empezó a tener problemas con su hermanastra. Estos cambios, agravados por la pérdida de su padre, la dejaron con un dolor que no sabía cómo soportar. Pronto, comenzó a tener crisis nerviosas que a menudo la llevaban a autolesionarse.

En el Centro Kafroun del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), los trabajadores sociales acompañaron a Nour ayudándola a encontrar maneras constructivas de manejar sus ataques de pánico y así recuperar la confianza.

Hoy, con el apoyo del personal del JRS, está aprendiendo a manejar sus crisis y ya no se autolesiona.

Tras dos meses de seguimiento, Nour presenta una evidente y notable mejoría. Aparte de aprender a entender y manejar mejor sus emociones, también está logrando progresos increíbles en la escuela.

"En el centro, me siento capaz de leer y escribir, y ya no estoy enfadada", explica.

De vuelta a casa, la relación de Nour con su hermanastra va mejorando poco a poco; incluso le trae una galleta del centro todos los días.

La historia de Nour no es inusual: es la historia de muchas niñas y niños a quienes se les arrebató demasiado pronto la inocencia.

Por ahora, no hay manera de eliminar  por completo el sentimiento de injusticia y dolor a los que muchos niños y niñas sirios están expuestos, pero podemos ayudarles en su esfuerzo por empezar de nuevo.

* Todos los nombres y detalles de identificación han sido cambiados para proteger la privacidad de las personas.

Si está interesado en apoyar el trabajo del JRS en Siria, haga clic aquí.