via todas las campanas


(JRS/Albert González Farran)

Jamman, 26 junio 2017 - Me llamo Titus y soy de Jammam. Vine a Huffra huyendo de los combates entre la oposición y el ejército en el área de Jammam en 2015. Cuando llegué aquí, el JRS decidió construir un Espacio Provisional de Enseñanza (TLS, por sus siglas en inglés) para los desplazados internos. Un buen día me incorporé al TLS como profesor. 

Me gusta enseñar. Quiero ayudar a los niños a adquirir conocimientos sobre el mundo. Antes, ellos no sabían ni leer ni escribir, ni siquiera cómo sentarse juntos. Ahora están adquiriendo habilidades de lectura y escritura y han aprendido a compartir. La escuela también es importante para que los niños aprendan sobre sí mismos. Les enseña a diferenciar entre lo bueno y lo malo, a hablar otros idiomas y a comprender la situación de seguridad en su país y así entender el porqué de su situación. Estas nuevas habilidades les ayudarán a construir un futuro mejor. Recordarán quién les enseñó y cómo les ayudó a ser quienes son. Si no hay maestros, no habrá ministros, médicos, pilotos o líderes. 

Me siento honrado de formar parte del JRS porque ha estado ayudándonos a los desplazados internos desde que llegamos. Nos ha acompañado, ha construido aulas provisionales, alimenta a los niños, educa a nuestra gente, trae balones para que los niños puedan jugar y ayuda a los niños discapacitados. 

El año pasado, el JRS me dio la oportunidad de entrar en la Formación de Maestros en Banshulgo. Actualmente, me está ayudando a planificar y desarrollar mis lecciones, algo que al principio me costaba mucho. Ahora yo también estoy ayudando a mis colegas de la escuela con algunas las habilidades docentes que aprendí. Me gustó esa formación y compartir momentos con los otros tutores que también participaron. 

Titus, profesor del TLS de Huffra