via todas las campanas
Siria: la cotidiana lucha por la supervivencia Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados Irak: la esperanza en una peluquería Jordania: Un rayo de esperanza Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy Jordania: Soñando con un futuro en tierra ajena Jordania: el sueño de una Siria abierta Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados Jordania: refugiados que ayudan a refugiados El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos Líbano: una taza de té en la nieve Líbano: el antes y el después del desplazamiento a través de los ojos de un niño sirio Líbano: Encontrar casa en un nuevo lugar Líbano: mantener vivo un espíritu especial Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela Líbano: niños refugiados que cuentan con una escuela Líbano: Corriendo con los amigos, otra vez Líbano: La escuela permite a los estudiantes soñar con el futuro Líbano: las niñas y los niños sirios necesitan algo más que una educación tradicional Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Oriente Medio: grupos humanitarios y pro derechos humanos piden que la protección de los civiles sirios sea una prioridad mundial Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores Seis años ya compartiendo historias de esperanza para el futuro de la población siria Siria: se amplían los servicios en medio de los disturbios Siria: entre el miedo a la violencia y la lucha por sobrevivir Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios Siria: reuniendo a las familias Siria: clama por la paz Siria: el diálogo es la solución, no la guerra Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas Siria: un examen del papel de las mujeres desde una perspectiva humanitaria en la respuesta a los conflictos Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto Siria: El JRS pide una salida segura y protección para toda la población civil en Alepo Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo Siria: Laila, el arte está en su corazón Siria: que este cuarto aniversario de la guerra sea el último Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales Siria: Sueños destrozados, ascuas de esperanza Siria: miles de desplazados tras el aumento de la violencia en Sheikh Maqsoud Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS Siria: actualización de la situación en Damasco Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS Siria: el agua, el más simple de todos los dones Siria: por qué la gente huye y por qué necesita protección Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


Cuando Mahmud vino al Centro por primera vez, su comportamiento era más bien agresivo, insociable y reservado. La vida cambió gradualmente para este muchacho gracias al ambiente propicio que ofrece el Centro (JRS Siria)

Jaramana, 20 de marzo de 2017 – Mahmoud parece haberlo visto todo en sus apenas trece años de vida sobre la tierra: la guerra y la violencia, el desplazamiento y la huida, el rechazo y la soledad, el trabajo duro y el desamparo.

Mientras hablaba de sus experiencias, las lágrimas discurrían una tras otra por sus mejillas. Sus ojos todavía muestran señales de cansancio tras una larga jornada nocturna como un chico de los recados: "No me gusta este trabajo, es realmente difícil aguantar hasta las 4 de la madrugada todos los días; pero gano 1.500 libras sirias [unos 6,6 euros] por día”. Se detiene un momento y después, dudando, continúa: “No sé si continuaré en este trabajo o no".

Mahmoud nació en Alepo. Su padre se separó de su esposa kurda Samya, cuando Mahmoud solo tenía un año de edad. "No sé por qué mi padre nos dejó", suspira. La tragedia se agrava porque el nacimiento de Mahmoud nunca fue inscrito en los registros del gobierno. No tiene acta de nacimiento. En Siria, oficialmente no existe.

Más tarde, su madre lo llevó a Al-Kabbas en la región Damasco Rural. Con el estallido del conflicto, huyeron a Jaramana. Samya se casó con Ammar que sirve en el ejército. La vida en casa es extremadamente difícil para Mahmoud; no le gusta hablar de ello. Ni siquiera come con su madre y su padrastro en casa; su única comida diaria completa es la que recibe en el Centro Alberto Hurtado del JRS en la zona Damasco Rural.

Cuando Mahmud vino al Centro por primera vez, su comportamiento era más bien agresivo, insociable y reservado. La vida cambió gradualmente para este muchacho gracias al ambiente propicio que ofrece el Centro – el de pertenencia y aceptación - a través de la protección de la infancia, los programas educativos y el asesoramiento individual.

Bilal Al-Abdallah, uno de los monitores del JRS, en el Centro Alberto Hurtado, ha jugado un papel crucial en el crecimiento personal de Mahmoud. El punto fuerte de Bilal es acompañar a los niños. Persona cálida y cariñosa, Bilal ayudó a Mahmoud a superar las negatividades de su vida.

Sin embargo, su vida no es una balsa de aceite. Mientras habla, Mahmud muestra cuánto ha sufrido en la vida; sin embargo, lo que ha logrado en el pasado reciente es alentador y digno de elogio.