via todas las campanas
Siria: la cotidiana lucha por la supervivencia Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados Jordania: Un rayo de esperanza Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy Jordania: el sueño de una Siria abierta Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados Jordania: refugiados que ayudan a refugiados El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos Líbano: una taza de té en la nieve Líbano: el antes y el después del desplazamiento a través de los ojos de un niño sirio Líbano: mantener vivo un espíritu especial Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela Líbano: niños refugiados que cuentan con una escuela Líbano: La escuela permite a los estudiantes soñar con el futuro Líbano: las niñas y los niños sirios necesitan algo más que una educación tradicional Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Oriente Medio: grupos humanitarios y pro derechos humanos piden que la protección de los civiles sirios sea una prioridad mundial Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores Seis años ya compartiendo historias de esperanza para el futuro de la población siria Siria: se amplían los servicios en medio de los disturbios Siria: entre el miedo a la violencia y la lucha por sobrevivir Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios Siria: reuniendo a las familias Siria: clama por la paz Siria: el diálogo es la solución, no la guerra Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas Siria: un examen del papel de las mujeres desde una perspectiva humanitaria en la respuesta a los conflictos Siria: Encontrar comunidad en el Centro Alberto Hurtado Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto Siria: El JRS pide una salida segura y protección para toda la población civil en Alepo Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo Siria: Laila, el arte está en su corazón Siria: que este cuarto aniversario de la guerra sea el último Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales Siria: Sueños destrozados, ascuas de esperanza Siria: miles de desplazados tras el aumento de la violencia en Sheikh Maqsoud Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS Siria: el agua, el más simple de todos los dones Siria: por qué la gente huye y por qué necesita protección Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


Kassem tiene sueños, él quiere ser profesor de arte. Le gusta el billar y pasa buena parte de su tiempo libre practicando este juego con sus amigos. (Kristóf Hölvényi/El Servicio Jesuita a Refugiados)

Baalbek, 15 de marzo de 2017 - Es una tragedia que quedará para siempre grabada en su memoria. La cuenta como si apenas hubiera sucedido ayer. Recuerda la fecha exacta en la que ocurrió: agosto de 2013. Kassem entonces tenía solo ocho años (hoy tiene unos doce) y era como cualquier otro niño en Siria, que disfrutaba divirtiéndose y jugando, completamente ajeno al conflicto en el que quedaron sumidas las vidas de su familia y de sus vecinos.

Ese fatídico día, una bomba impactó en la casa de su vecino en su pueblo de Al-Ghouta (Deir Al Asafir). Toda su familia salió corriendo de su vivienda para ver qué había pasado y por propia seguridad. Su madre, que entonces estaba embarazada de seis meses, entró precipitadamente en el hogar para apagar el gas. Kassem no recuerda lo que pasó después. Luego supo que otra bomba cayó encima de ellos - matando en segundos a su padre y a sus tres hermanos: dos chicas y un chico. Él y su madre encinta fueron los únicos supervivientes. La bomba le había destrozado su pierna derecha.

Junto con otros parientes y amigos, tuvieron que dejarlo todo atrás y huir a Jaramana (en la zona rural de Damasco). Algún tiempo después, con gran dificultad, su madre decidió ir al Líbano con Kassem. Allí dio a luz a un muchacho a quien llamaron Hammud. Hoy Baalbek, en el valle de la Bekaa, es su hogar. Su madre ha tenido la suerte de encontrar un trabajo en una tienda de muebles que le permite cubrir las necesidades de ambos.

Para Kassem, en cierto modo, se ha cerrado el círculo de la vida. Se siente realizado en el Centro Educativo Noor 2 de Baalbek, gestionado por el JRS. El Centro es un lugar donde ha encontrado aceptación y pertenencia y sobre todo, la posibilidad de hacer algo positivo en la vida. "¡Oh sí, bromea, algunos de mis amigos se burlan de mí y me llaman 'sin piernas!'". Lo dice con dolor porque, en verdad, no le gusta que le insulten. Sin embargo, con esa buena dosis de autoconfianza que le caracteriza, Kassem sigue: "Puedo hacer todo lo que pueden hacer los demás y, a veces, mucho más." Para demostrarme esto, baja corriendo las escaleras del Centro, lo que fácilmente sería un reto para un niño completamente sano de su edad.

Kassem tiene sueños. Le encanta el arte y el inglés. Su maestro favorito es el de arte. Él también quiere ser profesor de arte. Le gusta el billar y pasa buena parte de su tiempo libre practicando este juego con sus amigos.

Es cierto que el conflicto le ha quitado gran parte de su infancia, pero eso no preocupa a Kassem. Él está preparado para afrontar valientemente los desafíos de un mundo nuevo.

- Kristof Holvenyi