via todas las campanas


El Club de Matemáticas de la Escuela Comunitaria de Dzaleka. De izquierda a derecha: Shadrick Lakudzula, consejero, Yese Mambe, Leah Edward y Ndizihiwe Ranthom. (Greg St. Arnold/Jesuit Refugee Service)

Dzaleka, 15 febrero 2017 - Tres estudiantes de la Escuela Comunitaria de Secundaria del JRS en Dzaleka hicieron historia en la escuela al ser los primeros en representarla en la Olimpiada Nacional de Matemáticas de Malawi, un concurso de matemáticas de una semana que se celebró en la Universidad de Mzuzu en enero.

La competición congregó a 187 estudiantes de todo el país, algunos de los cuales tuvieron que viajar hasta doce horas. El equipo de Dzaleka, liderado por Shadrick Lakudzala, profesor y consejero del Club de Matemáticas, partió la madrugada del domingo para viajar durante seis horas, llegar con tiempo, relajarse y prepararse para la ronda preliminar el lunes.

En representación de la escuela comunitaria de secundaria de Dzaleka estaban los estudiantes de cuarto curso Leah Edward, Ndizihiwe Ranthom y Yese Mambe. Los tres fueron seleccionados para competir gracias a sus excelentes resultados en matemáticas en los últimos dos años de la escuela, con el profesor Lakudzala que los animó durante todo este tiempo. Ya había enseñado a los tres estudiantes en el tercer curso y sabía que serían unos buenos competidores.

El examen preliminar del lunes redujo considerablemente la cifra de estudiantes: solo 70 de los 187 iniciales pasaron a la segunda ronda, las semifinales. Entre los que pasaron estaban Leah y Yese. A pesar de que no pasó, Ndizihiwe se quedó para animar a sus compañeros de equipo y disfrutar del momento. "Fue genial representar a la escuela. Al ser nuestra primera vez, no estaba familiarizado con algunas de las preguntas, pero ahora tenemos experiencia, estamos preparados para la próxima ocasión".

El martes, Leah y Yese se sentaron para la prueba de semifinales. Según Yese, "fue difícil. Algunas de las cosas de allí, nunca las vimos. Lo pasé mal tratando de superarlo. Ninguno de nosotros pasó de semifinales. Pero los resultados no fueron anunciados hasta las 4 de la tarde, así que pasamos allí la noche, cenamos, y nos relajamos un poco".

El viaje a Mzuzu fue la primera visita universitaria para los tres estudiantes. "Conocí gente de todo el país, del centro, del sur, del este", recuerda Ndizihiwe. "Al principio todos éramos extraños, pero al final nos conocíamos".

Después de tres días de ausencia, estos estudiantes de cuarto curso regresaron ya para preparar los próximos exámenes de secundaria de junio, en los que tendrán la oportunidad de graduarse. Sin embargo, los tres tienen objetivos mucho más elevados. El objetivo de Leah es convertirse en médico. Ndizihiwe, a quien le gusta construir cosas, quiere ser ingeniero. Y Yese está interesado en estudiar informática e ingeniería. En este momento, Yese, normalmente tranquilo, se siente autorizado a hablar por sus compañeros de equipo: "Todos estamos planeando seguir en la escuela. Todos queremos continuar nuestra educación".

En Malawi, las opciones de educación superior para los estudiantes son limitadas. A los refugiados se les cobra la matrícula como estudiantes internacionales, lo cual resulta demasiado costoso para la mayoría, a menos que consigan apoyo privado. Para responder a esta situación, desde 2010 el JRS ha colaborado con Jesuit Worldwide Learning (JWL) para ofrecer cursos online a través de la red universitaria Jesuit Commons. El programa, conocido como Educación Superior en los Márgenes proporciona cada año a unos 80 estudiantes la oportunidad de acceder a la educación superior dentro de Dzaleka y obtener un Diploma en Humanidades por la Regis University de Denver, Colorado, en los EE.UU. 

Para saber más sobre el trabajo del JRS en colaboración con JWL para promover la educación superior visite http://www.jwl.org/dzaleka-malawi-2/

- Greg St. Arnold