via todas las campanas
Siria: la cotidiana lucha por la supervivencia Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados Jordania: Un rayo de esperanza Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy Jordania: el sueño de una Siria abierta Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados Jordania: refugiados que ayudan a refugiados El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos Líbano: una taza de té en la nieve Líbano: el antes y el después del desplazamiento a través de los ojos de un niño sirio Líbano: mantener vivo un espíritu especial Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela Líbano: niños refugiados que cuentan con una escuela Líbano: Corriendo con los amigos, otra vez Líbano: La escuela permite a los estudiantes soñar con el futuro Líbano: las niñas y los niños sirios necesitan algo más que una educación tradicional Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Oriente Medio: grupos humanitarios y pro derechos humanos piden que la protección de los civiles sirios sea una prioridad mundial Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores Seis años ya compartiendo historias de esperanza para el futuro de la población siria Siria: se amplían los servicios en medio de los disturbios Siria: entre el miedo a la violencia y la lucha por sobrevivir Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios Siria: reuniendo a las familias Siria: clama por la paz Siria: el diálogo es la solución, no la guerra Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas Siria: un examen del papel de las mujeres desde una perspectiva humanitaria en la respuesta a los conflictos Siria: Encontrar comunidad en el Centro Alberto Hurtado Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto Siria: El JRS pide una salida segura y protección para toda la población civil en Alepo Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo Siria: que este cuarto aniversario de la guerra sea el último Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales Siria: Sueños destrozados, ascuas de esperanza Siria: miles de desplazados tras el aumento de la violencia en Sheikh Maqsoud Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS Siria: el agua, el más simple de todos los dones Siria: por qué la gente huye y por qué necesita protección Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


Laila muestra sus dibujos dando a conocer las obras del JRS en Baalbek, Líbano. (Cedric Prakash SJ / El Servicio Jesuita a Refugiados)

Beirut, 21 de diciembre de 2016 - Al-Zabadani es una hermosa y popular aldea de las colinas en el sudoeste de Siria, no lejos de la frontera del Líbano. Durante casi cinco años, ha sido el campo de batalla entre los rebeldes y el ejército sirio. Muchos de los habitantes de esta pintoresca población, ahora devastada, han buscado refugio en otras zonas más seguras dentro Siria o en otro país.

Laila nació Al-Zabadani. Cuando era niña, albergaba el sueño de hacer algo constructivo y positivo en la vida. Tuvo la suerte de haber estudiado en la Universidad de Damasco, donde se especializó en "economía y finanzas". Sus pasiones en la vida, sin embargo, eran la pintura, el dibujo y la escritura creativa. Siempre que podía, dibujaba bocetos en cualquier trozo de papel. Lo único que quería era ir a clases formales de arte o escritura. Por desgracia, eso nunca se materializó.

Con el matrimonio y el nacimiento de sus dos hijos, Amir y Mahdi, sus pasiones quedaron en un cajón. Ella se prometió que algún día las retomaría. Pero el estallido de la guerra cambió radicalmente ese deseo. Durante varios años, ella y su familia fueron de aquí para allá, buscando desesperadamente un lugar donde estar a salvo. En junio de 2015, buscaron refugio en Madaya; allí, pasaron hambre y su hijo pequeño enfermó gravemente. Dejaron Madaya y fueron a vivir a Serghaya (el lugar natal de su marido). También allí pasaron penurias.

Finalmente, en mayo de 2016, junto con su esposo y sus dos hijos, llegaron como refugiados a Baalbek, una ciudad histórica del Líbano, para comenzar un nuevo capítulo en sus vidas. Adaptarse y sentirse seguros en un país extranjero no fue fácil. Para poder llegar a fin de mes, su marido cogía todo tipo de empleos como trabajador ocasional en el sector de la construcción.

Al poco tiempo de llegar a Baalbek, Laila conoció el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS). Desde entonces, dice, ha habido un cambio cualitativo en su vida y en la vida de su familia. El JRS se ha convertido en un segundo hogar para ella. A Amir, de 12 años, y a Mahdi, de 6, les gustaba venir a la escuela del JRS y mezclarse con otros niños. Los programas que se llevan a cabo en el Centro Social del JRS en Baalbek parecen haber dado un nuevo significado a su vida. Actualmente, Laila está haciendo un curso de informática. Ella solo tiene elogios para su profesor y se siente realmente feliz por lo mucho que ha aprendido en tan corto espacio de tiempo.

Un día Laila sorprendió al personal del JRS: nos trajo tres dibujos mostrando las obras del JRS. Todo lo que utilizaba era un lápiz. Su obra de arte sobre papel de dibujo era una hermosa expresión de gratitud. Pudo retratar detalles muy precisos de cómo el JRS ha estado respondiendo a los refugiados. Su obra es pura magia y verdaderamente un trabajo de amor.

Laila está ahora en un gran proyecto. Actualmente escribe un libro para niños. Titulado en árabe "Alragheef Alyabes" (Pan seco), es la historia del sufrimiento y las privaciones que sufrieron ella y su familia, y por la que muchos otros en Siria están pasando. Quiere que las niñas y los niños conozcan qué significa pasar hambre, qué significa ser una persona desplazada sin un lugar al que ir. Espera que su historia anime a niñas y niños a compartir, a cuidarse unos a otros, a acoger y a aceptar al forastero. Su pasión por el arte también le ha inspirado a dibujar las ilustraciones de este libro.

Siria, hoy, es una tierra devastada por la guerra. Laila viene como un faro de esperanza: para ella, no hay vuelta atrás, porque su pasión por el arte está en su corazón.

P. Cedric Prakash SJ