via todas las campanas
Afganistán: Ampliando las oportunidades de educación para las niñas Camboya: Srey Puth crea cambio a través de la educación Chad: la historia de Grace - atreviéndose a soñar Chad: Promover la educación de las niñas a través del teatro Chad: nos arrebataron nuestro país Etiopía: bailarinas que llevan el ritmo a sus vidas en el exilio Etiopía: la educación promueve la autosuficiencia La historia de Halwo - Mi tierra es suya Italia: Educar a un refugiado, 'Dejad que los niños sean niños' Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Malawi: Los estudiantes de secundaria de Dzaleka compiten en las Olimpiadas nacionales de matemáticas, mirando al futuro Malawi: el largo viaje de una refugiada hasta convertirse en doctora Malawi: La formación profesional proporciona independencia Malawi: las mujeres refugiadas como líderes de la comunidad Sudán del Sur: de Niños Perdidos a líderes África del Sur: en defensa de la educación Uganda: una incipiente estrella del rap aboga por un mundo que acoja a los refugiados Uganda: bocetos, colores, patrones, y una nueva vida EE.UU.: Una gira de conciertos en beneficio de la educación de los refugiados EE.UU.: La educación superior y la formación profesional son la llave para mejorar la vida de los refugiados EE.UU.: La gira Lampedusa apoyará la educación para los refugiados de todo el mundo Oriente Medio: contra todo pronóstico Día Mundial de los Refugiados en África Occidental: aprendiendo a avanzar


Apou Charlotte ha recibido docenas de refugiados en su casa que han huido de la República Centroafricana hacia su comunidad en Camerún. “Refugiados”, dice ella, “son regalos para nuestras comunidades”

Roma 20 de junio 2016- Como seres humanos, estamos a merced de la naturaleza, a merced de los gobiernos, a merced de los líderes, a merced de la guerra. Estamos a merced de fuerzas que están más allá de nuestro control. Estas fuerzas han causado que una cifra sin precedentes de 60 millones de personas - madres, padres, hermanos, hermanas, hijos e hijas – hayan tenido que abandonar sus hogares. Imagínese un país entero como Italia en movimiento: cogiendo camiones, abordando balsas, yendo a pie, subiendo a trenes, con sus hijos a cuestas, cargando mantas, ropa y, a menudo, con las manos vacías.

Este Día Mundial del Refugiado, el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) pide que recordemos que no solo tenemos que proporcionar a los refugiados un lugar seguro donde quedarse, sino también oportunidades para crecer y contribuir a la sociedad. Proteger con eficacia significa mantener a las personas a salvo de todos los males, ya sea la pobreza, el aislamiento, la explotación, los falsos rumores o el abandono.

Los refugiados en movimiento, en algún momento, deben detenerse, y cuando lo hacen, cambian. A medida que el tejido social se transforma, las comunidades de acogida también lo hacen. Muchas personas se ven obligadas a huir de la guerra, la persecución y la opresión. Pero nosotras y nosotros, como humanidad, parece que también estemos huyendo los unos de los otros. Instalados en una cómoda sensación de normalidad, nos da miedo el cambio; sin embargo, el cambio no significa lanzarnos al vacío sin pensar. Más bien significa elegir cómo queremos reformar positivamente nuestras sociedades mediante un encuentro positivo con nuestros vecinos.

"Tenemos que reinventar nuestra forma de estar juntos. Debemos mostrar misericordia hacia el otro y aceptarnos mutuamente, y este acto de misericordia debe ser mutuo. No basta abrir las puertas; tenemos que abrir nuestra mentes para liberar todo nuestro potencial como sociedad", dijo el director internacional del JRS, P. Thomas H. Smolich SJ.

El acceso a una educación de calidad permite a los refugiados desarrollar mejor su propio potencial y contribuir plenamente al crecimiento, fortalecimiento y estabilidad de las comunidades. El conocimiento es la única cosa que ninguna guerra o desastre les podrá arrebatar.

"Pido una educación para todos, que no solo beneficie a uno mismo, sino que ayude a la mejora de su nación. Más claramente: Sin formación no hay vida", dijo Seda Abdalllah Abakar, refugiado y maestro de la escuela del JRS en el campamento de Goz Amir, en el Chad.

Las comunidades de acogida en todo el mundo deben garantizar que los refugiados no pierdan su derecho fundamental a aprender. Eduquémonos a nosotros mismos en el sentido más elevado y aprendamos unos de otros. Debemos abrir con sinceridad nuestra mente y nuestras comunidades para liberar nuestro potencial como sociedad. Este Día Mundial de los Refugiados, demos la oportunidad de movilizar nuestra compasión y poner nuestra Mercy in Motion.

Para más información

Jacquelyn Pavilon, coordinadora internacional de comunicaciones del JRS.

Jacquelyn.Pavilon@jrs.net;

+39 06 698 68 609 / +39 348 993 1544;

Skype: jacquelyn.pavilon

Nota a la redacción

Los programas de Servicio Jesuita a Refugiados se llevan a cabo en 45 países ofreciendo asistencia a refugiados en campamentos y ciudades, a personas desplazadas dentro de sus propios países, solicitantes de asilo en ciudades, y personas recluidas en centros de detención. Las principales áreas de trabajo son el área educativa, la asistencia de emergencia, la atención médica, las actividades de subsistencia y los servicios sociales. es.jrs.net

La campaña Mercy in Motion del JRS tiene como objetivo aumentar en 100.000 la cifra de niñas, niños y jóvenes refugiados con acceso a la educación para el año 2020. La campaña, que se puso en marcha el 8 de diciembre 2015, con el Año Santo de la Misericordia, continuará hasta el final de 2016. www.mercy-in-motion.org