via todas las campanas
Siria: la cotidiana lucha por la supervivencia Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados Irak: la esperanza en una peluquería Jordania: Un rayo de esperanza Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy Jordania: Soñando con un futuro en tierra ajena Jordania: el sueño de una Siria abierta Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados Jordania: refugiados que ayudan a refugiados El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos Líbano: una taza de té en la nieve Líbano: el antes y el después del desplazamiento a través de los ojos de un niño sirio Líbano: Encontrar casa en un nuevo lugar Líbano: mantener vivo un espíritu especial Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela Líbano: niños refugiados que cuentan con una escuela Líbano: Corriendo con los amigos, otra vez Líbano: La escuela permite a los estudiantes soñar con el futuro Líbano: las niñas y los niños sirios necesitan algo más que una educación tradicional Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Oriente Medio: grupos humanitarios y pro derechos humanos piden que la protección de los civiles sirios sea una prioridad mundial Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores Seis años ya compartiendo historias de esperanza para el futuro de la población siria Siria: se amplían los servicios en medio de los disturbios Siria: entre el miedo a la violencia y la lucha por sobrevivir Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios Siria: reuniendo a las familias Siria: clama por la paz Siria: el diálogo es la solución, no la guerra Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas Siria: un examen del papel de las mujeres desde una perspectiva humanitaria en la respuesta a los conflictos Siria: Encontrar comunidad en el Centro Alberto Hurtado Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto Siria: El JRS pide una salida segura y protección para toda la población civil en Alepo Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo Siria: Laila, el arte está en su corazón Siria: que este cuarto aniversario de la guerra sea el último Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales Siria: Sueños destrozados, ascuas de esperanza Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS Siria: actualización de la situación en Damasco Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS Siria: el agua, el más simple de todos los dones Siria: por qué la gente huye y por qué necesita protección Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


Preparando la comida en la cocina de campaña, los equipos del JRS pueden ofrecer hasta 16.000 comidas al día para los desplazados en Alepo, Siria (Sedki Al Imam, Avo Kaprealian/JRS)
Beirut, 8 de abril de 2013 - Miles de personas que viven en el barrio predominantemente kurdo de Sheikh Maqsoud (Alepo) fueron desplazados la semana pasada después de que se recrudeciera la violencia en esta ciudad norteña.

Según Mahdi*, un miembro del equipo de extensión del JRS en Alepo, muchos residentes kurdos han regresado a sus pueblos de origen fuera de la ciudad, y los cristianos han huido a otras zonas cristianas de Alepo. Sin embargo, Mahdi expresó una preocupación especial por el destino de aquellos que no tienen un lugar familiar o seguro a donde ir.

"Nos encontramos con unas 300 personas en un parque, que habían huido de Sheikh Maqsoud. Por suerte no tenían heridas físicas. Les estamos dando kits de higiene y nuestra cocina de campaña les proporciona comida caliente todos los días", dice Mahdi.

"Aunque la primavera ha llegado y la necesidad de alojar a las personas desplazadas en refugios con calefacción ya no es tan urgente, ahora lo que escasea son colchones y tiendas de campaña. En lugar de dormir en los edificios públicos, muchas personas prefieren pernoctar en los parques porque es más mullido".

La cocina de campaña del JRS prepara 16.000 comidas calientes al día, que se distribuyen a mezquitas, escuelas-refugio, edificios públicos y a personas desplazadas que no tienen los medios para cocinar.

"Ahora estamos en condiciones de preparar 300 comidas de forma rápida. Intentar responder con premura es lo menos que podemos hacer".

La situación se agrava. Este último desplazamiento ocurre en un momento en que la situación en Alepo sigue deteriorándose. Las redes eléctricas y de telecomunicaciones no funcionaron durante la mayor parte de la semana pasada, complicando aún más el suministro de la ayuda humanitaria vital. El suministro de agua en la mayoría del área urbana también se ha reducido drásticamente, y en algunos casos se cortó por completo.

"Es como si viviéramos en una prisión al aire libre", dice Lamis*,  un voluntario del JRS, refiriéndose a los habitantes de Alepo.

Aparte, la última devaluación de la libra siria, de 87 por un dólar a 115, probablemente provoque aumentos más drásticos en la inflación. Según el personal del JRS, el año pasado la inflación en Alepo llegó al 300 por cien. Estos nuevos aumentos de precios hundirán aún más en la pobreza a la gente corriente siria.

A pesar de estas difíciles condiciones y el duro impacto del conflicto en las vidas de los civiles, el JRS continúa proporcionando asistencia alimentaria de emergencia y materiales, así como apoyo educativo y psicosocial.

Apoye el trabajo del JRS en Siria aquí.

Zerene Haddad, responsable de comunicación del JRS en Oriente Medio y África del Norte

*Estos nombres han sido cambiados por razones de seguridad.