via todas las campanas
Siria: la cotidiana lucha por la supervivencia Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados Jordania: Un rayo de esperanza Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy Jordania: el sueño de una Siria abierta Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados Jordania: refugiados que ayudan a refugiados El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos Líbano: el antes y el después del desplazamiento a través de los ojos de un niño sirio Líbano: mantener vivo un espíritu especial Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela Líbano: niños refugiados que cuentan con una escuela Líbano: Corriendo con los amigos, otra vez Líbano: La escuela permite a los estudiantes soñar con el futuro Líbano: las niñas y los niños sirios necesitan algo más que una educación tradicional Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Oriente Medio: grupos humanitarios y pro derechos humanos piden que la protección de los civiles sirios sea una prioridad mundial Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores Seis años ya compartiendo historias de esperanza para el futuro de la población siria Siria: se amplían los servicios en medio de los disturbios Siria: entre el miedo a la violencia y la lucha por sobrevivir Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios Siria: reuniendo a las familias Siria: clama por la paz Siria: el diálogo es la solución, no la guerra Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas Siria: un examen del papel de las mujeres desde una perspectiva humanitaria en la respuesta a los conflictos Siria: Encontrar comunidad en el Centro Alberto Hurtado Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto Siria: El JRS pide una salida segura y protección para toda la población civil en Alepo Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo Siria: Laila, el arte está en su corazón Siria: que este cuarto aniversario de la guerra sea el último Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales Siria: Sueños destrozados, ascuas de esperanza Siria: miles de desplazados tras el aumento de la violencia en Sheikh Maqsoud Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS Siria: el agua, el más simple de todos los dones Siria: por qué la gente huye y por qué necesita protección Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


Casas habitadas por refugiados sirios en el valle de la Bekaa, en la frontera entre el Líbano y Siria, donde los equipos del JRS realizan visitas sobre el terreno y tratan de responder eficazmente a las necesidades de los refugiados (Angelika Mendes/JRS).
Beirut, 6 de marzo de 2013 – A medida que el conflicto en Siria se profundiza y se enquista cada vez más, es muy preocupante ver como arraiga la idea de lo improbable de un acuerdo de paz negociado. Nuevas oleadas de refugiados que huyen de los enfrentamientos siguen cruzando la frontera como consecuencia del deterioro de la seguridad en la vecina Siria. Y empeorando las cosas, hay que añadir otro enemigo, tal y como apuntan los líderes de la ONU: el crudo invierno.

Hace unas pocas semanas en muchas partes de Oriente Medio, como las montañas que se levantan detrás de Beirut y las que rodean la capital siria, Damasco, sufrieron, por primera vez en años, fuertes nevadas. El acceso a los numerosos refugiados que están llegando se vio obstaculizado por estas condiciones difíciles.

La situación en los campamentos por estas temperaturas bajo cero eran terribles. Sin embargo, durante mi visita a uno de estos en el Valle de la Bekaa, en el este del Líbano, me sorprendió encontrar a los refugiados sonrientes: tenían cocinas de camping, mantas e incluso una estufa bajo la lona de su tienda. La nieve ya se estaba derritiendo y convirtiendo en barro cuando entré en una casa en el campamento, después de quitarme los zapatos, para disfrutar de una taza caliente de shai (té) mientras hablaba por señas, riendo mucho, compartiendo momentos preciosos de comunión.

Los jesuitas y compañeros se han movilizado aquí a Oriente Medio y se están preparando para la nueva llegada prevista por la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR). Teniendo en cuenta que aproximadamente la mitad de los sirios afectados por el conflicto son niños, la respuesta de los equipos del JRS en el Líbano, todavía en su fase inicial, es la de apoyar a los niños que viven en un pueblo cerca de la frontera sirio-libanesa.

En el Líbano, los niños sirios refugiados a menudo no pueden asistir a las escuelas locales porque el idioma de instrucción no es el árabe, sino el inglés o el francés. En respuesta, el JRS Líbano está organizando cursos de repaso de idiomas y clases de matemáticas a fin de prepararlos para que puedan matricularse en septiembre. Pero el mayor reto es la financiación. Aunque los líderes mundiales se comprometieron a donar 1.500 millones de dólares para hacer frente a la crisis humanitaria, no hay ninguna garantía ni de cuándo llegara ni de a dónde irá este dinero.

Como voluntarios del JRS hacemos todo lo que podemos para responder eficazmente a las necesidades de los refugiados en el Líbano; los equipos en Siria continúan trabajando todas las horas del día bajo los bombardeos que llueven sobre sus hogares, y también sobre los centros del JRS. Su compromiso de ayudar a sus conciudadanos, en circunstancias tan difíciles, es absolutamente motivador.

Gerry Clarke, subdirector del JRS en Oriente Medio y África del Norte 

Como parte del Equipo de Respuesta Rápida (ERR), recientemente establecido por el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) para responder a las emergencias internacionales, Gerry Clarke SJ se encuentra en Beirut, lejos de su ciudad natal de Dublín.