via todas las campanas
Los compromisos de los donantes deben priorizar la necesidad urgente de ayuda humanitaria para los sirios desplazados Jordania: Un rayo de esperanza Jordania: un arduo y peligroso viaje hacia la seguridad Jordania: atrapados entre los recuerdos del pasado y la realidad de hoy Jordania: el sueño de una Siria abierta Jordania: comer polvo aquí o morir en Siria Jordania: educación online, aprovechando las capacidades de los refugiados Jordania: refugiados que ayudan a refugiados El director del JRS Oriente Medio visita los Estados Unidos Líbano: una taza de té en la nieve Líbano: el antes y el después del desplazamiento a través de los ojos de un niño sirio Líbano: mantener vivo un espíritu especial Líbano: la barrera del idioma impide que los niños y niñas sirios asistan a la escuela Líbano: niños refugiados que cuentan con una escuela Líbano: Corriendo con los amigos, otra vez Líbano: La escuela permite a los estudiantes soñar con el futuro Líbano: las niñas y los niños sirios necesitan algo más que una educación tradicional Líbano: las familias sirias huyen para proteger a sus hijos Líbano: xenofobia contra los sirios en las escuelas públicas Oriente Medio: grupos humanitarios y pro derechos humanos piden que la protección de los civiles sirios sea una prioridad mundial Oración por Siria: bienaventurados sean los pacificadores Seis años ya compartiendo historias de esperanza para el futuro de la población siria Siria: se amplían los servicios en medio de los disturbios Siria: entre el miedo a la violencia y la lucha por sobrevivir Siria: la escasez de pan y combustible en Alepo agrava los problemas diarios Siria: reuniendo a las familias Siria: clama por la paz Siria: el diálogo es la solución, no la guerra Siria: sirios desplazados luchan por encontrar un refugio Siria: animando a los desplazados internos a participar en la ayuda de emergencia Siria: el espíritu de resistencia se mantiene entre las ruinas Siria: un examen del papel de las mujeres desde una perspectiva humanitaria en la respuesta a los conflictos Siria: Encontrar comunidad en el Centro Alberto Hurtado Siria: aferrarse a la normalidad en Alepo Siria: la situación humanitaria en la región se deteriora rápidamente Siria: en el conflicto, la persecución afecta a musulmanes y cristianos por igual Siria: los refugiados iraquíes en los márgenes de otro conflicto Siria: El JRS pide una salida segura y protección para toda la población civil en Alepo Siria: el JRS amplía la ayuda de emergencia en Alepo Siria: Laila, el arte está en su corazón Siria: que este cuarto aniversario de la guerra sea el último Siria: redes locales de solidaridad y el JRS ayudan a las familias desplazadas Siria: un refugiado encuentra el propósito de su vida en el Centro Al Mukhales Siria: Sueños destrozados, ascuas de esperanza Siria: miles de desplazados tras el aumento de la violencia en Sheikh Maqsoud Siria: transformar el dolor en su herramienta más poderosa Siria: dos años de conflicto amenazan la educación y el bienestar de los niños Siria: actualización sobre la asistencia de emergencia del JRS Siria: necesidad urgente de suministros para el invierno Siria: la violencia en Damasco aviva la desesperanza y el miedo Siria: los voluntarios son esenciales para el trabajo del JRS Siria: el agua, el más simple de todos los dones Siria: por qué la gente huye y por qué necesita protección Siria: una fundación alemana de defensa de los derechos humanos reconoce el trabajo de la comunidad jesuita Siria: trabajar bajo los principios de neutralidad, no violencia e inclusión EE.UU.: el Servicio Jesuita a Refugiados con Siria Voces de Europa unidas para ayudar a los refugiados sirios


El día a día es muy difícil, todas las personas están muy agobiadas y nerviosas. Hay cortes de energía que duran varios días, no hay calefacción, no hay cobertura de teléfono durante períodos impredecibles.
Roma, Washington DC, 30 de enero de 2013 - El Servicio Jesuita a Refugiados en Siria continúa ayudando a miles de familias desplazadas por los combates; su labor sigue a pesar de la tensión que añade el hecho de que el personal del JRS y su red de voluntarios sean casi todos y todas también víctimas del desplazamiento forzoso. En todo el país, las condiciones se están deteriorando, y el crudo invierno se suma a la miseria.

En Siria, hoy, más de cuatro millones de personas se encuentran en necesidad urgente de asistencia. Más de 660.000 personas han huido de la violencia y han buscado refugio en países vecinos, donde muchos se encuentran viviendo en condiciones muy duras en los campamentos de refugiados.

En Siria, más del 50 por ciento de los hospitales han quedado destruidos o dañados, es difícil encontrar combustible para la calefacción y los cortes de energía duran la mayor parte del día. El duro invierno – con temperaturas bajo cero, nieve y lluvia helada - está agravando las ya de por sí condiciones deplorables.

En los suburbios de Damasco, barrios enteros han quedado vacíos y destruidos; están continuamente bajo el fuego de artillería y los bombardeos. Los suburbios industriales han sido devastados. Las escuelas están sobrepobladas y sin calefacción, y los niños salen de clase algunas horas antes cada día.

En Damasco, las calles bloqueadas y los controles provocan atascos de tráfico. "Las calles están abarrotadas por la mañana", nos dice un miembro del personal del JRS, "pero vacías después de las 4 o las 5 de la tarde".

"La gente busca refugio en Damasco, pero no hay nada disponible. Hay 20 familias que viven en un apartamento; en otro viven 15 personas en una sola habitación", agregó.

En diciembre, el JRS distribuyó ropa y zapatos a 1.000 niños en Damasco, y abrió una cocina en una escuela que hace de refugio a 400 personas. (Las escuelas son utilizadas como refugios en todo el país.)

En una escuela en la ciudad, los maestros se dieron cuenta de que los niños llegaban sin comer por la mañana y que no tenían almuerzos. El director del centro contactó con el JRS para pedirle ayuda, y el JRS comenzó a suministrar comidas ligeras.

En Alepo, el JRS cuenta con cocinas de campaña que proporcionan 15.000 comidas al día para la población afligida. Además, el JRS gestiona cuatro albergues para los desplazados y ofrece actividades educativas y recreativas para los niños con el fin de paliar el trauma de la guerra.

"El día a día es muy difícil, todas las personas están muy agobiadas y nerviosas. Hay cortes de energía que duran varios días, no hay calefacción, no hay cobertura de teléfono durante períodos impredecibles", dijo un miembro del personal del JRS en Alepo. 

En Homs, el JRS acompaña y sirve a 1.650 familias en la misma ciudad, y a otras 500 familias en el área.

Los edificios abandonados se han convertido en refugios improvisados en Homs, pero los francotiradores disparan contra cualquier persona.

En los dos últimos meses de 2012, el JRS en Siria ha gastado más de 600.000 dólares sólo en ayuda de emergencia, aparte de las actividades educativas y psicosociales para niños y familias. Las necesidades son enormes y aunque el desarrollo de los equipos y estructuras del JRS nos permite llegar a más gente, necesitamos su ayuda.

Para ayudar a financiar este proyecto de emergencia del JRS, haga clic aquí y haga su donativo hoy.

¿Cómo puede ayudar?
A continuación se muestra una lista de insumos que la gente en Siria necesita con urgencia para sobrevivir al invierno. Con su ayuda económica, podremos paliar el sufrimiento de los sirios.

  • 30 euros permiten que un niño asista a uno de nuestros centros durante un mes. 25 euros más le garantizan también una comida diaria.
  • 40 euros cubren el coste de un colchón, dos mantas y ropa de cama básica.
  • 50 costean la distribución de un paquete de alimentos para un mes a una familia de cinco personas.
  • 70 euros pagan los 100 litros de gasóleo de calefacción para mantener una familia cálida en invierno.
  • 100 euros cubren el costo de un conjunto de ropa, chaqueta y zapatos de invierno para una persona.
  • 160 euros costean un mes de alquiler de un apartamento para una familia desplazada.
  • 1.000 euros proporcionan comida caliente a 2.500 personas durante un día.
Christian Fuchs, director de comunicación del JRS USA.
James Stapleton, coordinador internacional de comunicación del JRS