via todas las campanas


Un aula improvisada del JRS en Homs, donde hasta 800 niños reciben apoyo educativo. Algunos niños no han asistido a la escuela desde hace más de un año, Homs, Siria (JRS)
Ammán, 12 de septiembre de 2012 – Mientras el calor del verano se suaviza y vuelve el año escolar, el destino de los sirios desplazados sigue sin decidirse. Durante los meses de verano, cuando los enfrentamientos alcanzaron niveles sin precedentes, las autoridades permitieron a decenas de miles de sirios refugiarse en el interior de las escuelas. Ahora que el curso académico ya está aquí vuelve a plantearse qué hacer con los desplazados sin hogar.

Muchos sirios también buscaron refugio en parques públicos. Sin embargo, ni las escuelas ni los parques son soluciones sostenibles, en especial para un número tan grande de personas, ya que carecen de instalaciones adecuadas para la supervivencia.

A pesar de la ayuda de emergencia que el JRS está ofreciendo en la actualidad, la cuestión de la capacidad de la organización de proporcionar viviendas adecuadas en los próximos meses sigue sin respuesta mientras que la destrucción de viviendas e infraestructuras básicas no cesa.

Alepo. La vida cotidiana en Alepo es extremadamente precaria con cortes en el suministro de alimentos, de combustible, así como con apagones  de electricidad, teléfono e Internet. Los combates tienen lugar día y noche, tanto por tierra y aire. Por lo tanto, hay pocos lugares seguros donde refugiarse y muchas personas no cuentan con ningún apoyo.

Se estima que 60.000 personas habrían encontrado refugio en escuelas, mezquitas, y en el campus de la Universidad de Alepo.

El mes pasado, el JRS gestionó once escuelas en Alepo que proporcionaron refugio a los desplazados. Este mes el JRS ha limitado sus servicios y atención a seis escuelas, que albergan un total de 4.000 personas. Además, el JRS ofrece a personas desplazadas en otras cinco escuelas cestas con alimentos, artículos no alimentarios y dinero en efectivo.

El personal del JRS ha seguido apoyando a 8.000 desplazados en Idlib y Homs, con alimentos y enseres para el hogar en los últimos tres meses. La mayoría de estos habían encontrado su propio alojamiento en Alepo, pero debido a la violencia muchos se han visto obligados a trasladarse de nuevo. En consecuencia, el JRS ha perdido el contacto con muchas familias y está tratando de conectar de nuevo con éstas para hacer un seguimiento de sus condiciones actuales.

El último servicio de emergencia del JRS ha sido la cocina de campaña que garantiza a 5.000 personas una comida caliente y una bolsa de alimentos básicos para el desayuno y la cena todos los días. La comida se distribuye en las escuelas apoyadas por el JRS, mezquitas y otros puntos de distribución. La Media Luna Roja Siria también es responsable de la distribución de alimentos, pero la entrega no siempre está garantizada, debido al limitado acceso a los puntos de distribución y a la alta demanda. El Programa Mundial de Alimentos ha reiniciado sus servicios que suspendió por la violencia en Alepo.

Damasco. Los bombardeos continúan en los barrios cercanos a los dos centros del JRS. Recientemente estallaron bombas en Jaramana, un vecindario multirreligioso y social, donde viven muchos desplazados apoyados por el JRS.

Debido a la imprevisibilidad de la violencia, el JRS se ve obligado a cerrar  temporalmente sus centros, pero cuando puede funcionar con seguridad, permanecen abiertos. Por el momento, hasta 67 niños asisten a las actividades educativas que se ofrecen en el centro del JRS en Dwelaa.

También hay una gran demanda de ayuda alimentaria en Damasco lo que está llevando a un aumento del miedo y la tensión.

Homs. Recientemente hubo un bombardeo cerca de la zona de Diwan Al Boustan donde se encuentra la residencia de los jesuitas.

Los centros de Al Moukales y Al Waer dentro de Homs proporcionan apoyo educativo y psicosocial a 800 niños, incluyendo a 15 jóvenes con discapacidades.

El centro jesuita de Al Ard, en las afueras de Homs, ha quedado aislado. Tanto la carretera principal como los caminos secundarios a Al Ard son cada vez más peligrosos y el lugar es frecuentemente blanco de misiles. Cincuenta personas viven allí, pero a partir de finales de septiembre Al Ard sólo ofrecerá refugio para casos de emergencia a corto plazo.

Jordania. Mientras que muchas personas centran su atención en los 26.000 refugiados en Za'atari, la agencia de refugiados de la ONU (ACNUR) ha registrado a más de 50.000 refugiados fuera del campamento. Según el ACNUR, hay otros 75.000 refugiados no registrados por la agencia.

Los refugiados que viven en las comunidades locales fuera de los campamentos también necesitan apoyo. JRS Jordania está llevando a cabo evaluaciones para cubrir las necesidades de los refugiados que están fuera del campamento de refugiados recientemente creado en Za'atari, en el norte de Jordania. En Ammán, los refugiados sirios representan el 25 por ciento de los servicios del JRS, que incluyen: educación informal, visitas domiciliarias y evaluación de las necesidades todos los días.

Cómo puedes ayudar? ¿ Al acercarse el invierno, el JRS se prepara para ofrecer el apoyo necesario, especialmente ropa y enseres domésticos, a las familias desplazadas. La temperatura media en Siria se reduce a diez grados centígrados en invierno, con lluvias y vientos fuertes. Muchas familias han perdido todas sus posesiones y sólo cuentan con ropa de verano.

Dada la gravedad de la situación sobre el terreno, el JRS espera establecer una segunda cocina de campaña en Alepo con su apoyo económico.
  • 70 euros: 100 litros de gasóleo de calefacción (para el invierno)
  • 80 euros: un kit familiar básico: un colchón, dos sábanas, una almohada, dos mantas de invierno y dos toallas
  • 100 euros: una cesta de alimentos para una familia de cinco personas durante un mes
  • 120 euros: ropa de invierno para una familia (jersey, chaqueta, pantalones, zapatos)
  • 160 euros: un mes de alquiler de un apartamento para una familia desplazada
  • 4.000 euros: un día de apoyo a las familias refugiadas en las escuelas en Alepo
  • 4.000 euros: coste de alimentar a 10.000 personas durante un día
  • 8.000 euros: el costo de instalación de la cocina de campaña
Para ayudar a apoyar el proyecto de emergencia del JRS, visite https://www.jrs.net/donate