Misión
La misión del Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) es acompañar, servir y defender los derechos de los refugiados y otros desplazados forzosos. Como organización católica y como obra de la compañía de Jesús, el JRS se inspira en la compasión y en el amor que Jesús mostró por los pobres y excluidos.